Propuestas (televisivas y otras) para un Ministerio de Cultura vacante

Ahora que Màxim Huerta ha tenido que abadonar su despacho ministerial por pretéritas cuentas que no estaban pendientes pero como si lo estuvieran regresan las quinielas sobre quien va a ocupar la cartera de Cultura en el gobierno de Sánchez. Queremos contribuir al bien de España y, por ello, he aquí una serie de sugerencias de posibles ministras o ministros de Cultura provenientes de la televisión o del pop.

Por ejemplo, si se trata de poner un presentador o presentadora en el puesto tan bien lo harían Roberto Leal como Rocío Muñoz, que ambos están ejerciendo un excelente papel en Bailando con las estrellas de TVE.

Si de contentar al electorado millennial se tratase, no cabe duda: Amaia de OT como ministra de Cultura ya mismo. También nos valen  Ana Guerra o Aitana. Alfred es un poquito polémico para el cargo, con su España de mierda y esas cosas. (Aunque, ojo, porque Alfred se nos ha vuelto patriota últimamente).

ana-guerra-y-amaia

También quedarían estupendos como ministros (al alimón) Los Javis, siempre en vanguardia de la tolerancia y el respeto y tan absolutamente simpáticos. El mundo del cine lo aplaudiría.

De la televisión quedaría bien como ministro de Cultura y nos reiríamos bastante si el cargo recayera en Berto Romero, cuya serie Mira lo que has hecho no dejamos de insistir en que tienen ustedes que verla.

Otras caras para el Ministerio de Cultura

Tampoco estaría mal darle el Ministerio de Cultura a Penélope Cruz, nuestra actriz más internacional, y espérate que no recaiga el premio en Aitana Sánchez-Gijón, musa de la izquierda cuyo nombramiento (en serio) aplaudiríamos apasionadamente porque es una excelente intérprete y mejor persona. Tampoco estaría mal Pepe Sacristán, mito del cine español.

pepe-sacristan-ministrable

Si de la generación que vivió el franquismo hablamos, siempre queda la posibilidad de lo clásico: Víctor Manuel y Ana Belén, ministro y ministra de Cultura (al alimón también) o Joaquín Sabina. Sumando Miguel Ríos y Serrat al combo, cabría la posibilidad de dar el Ministerio de Cultura a la gira El gusto es nuestro en su totalidad y los progres veteranos estarían encantados de la vida.

el-gusto-es-nuestro-al-completo

Aunque para modernizar un poco el Ministerio de Cultura también podría recurrirse a gente del indie como Varry Brava e, incluso, hacer a Rosalía ministrable por haber hecho un pedazo de hit y un videoclip maestro con su última canción: Malamente. Aunque si de lo que se trata es de que Mediaset siga en el Gobierno, lo mejor sería llamar a Carlota Corredera, que lo mismo vale para un roto que para un descosido.

carlota-corredera,-una-ministra-posible

Tonterías aparte, que Dios reparta suerte y que el Ministerio de Cultura caiga en manos de alguien que coloque el sector en el lugar que le corresponde. A Jorge Javier Vázquez ni le hemos mencionado pero podría ser. Al fin y al cabo, Pedro Sánchez se hizo un hueco en el corazoncito de muchos españoles llamando por teléfono a Sálvame para hablar con su presentador. Con que no sería una locura tan grande.

ADEMÁS: Políticos que ven Sálvame y políticos que no

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Ocurría durante un especial de TVE donde la cadena reunía a todos los actores principales de Cuéntame cómo pasó y siendo la actriz Ana Duato (Merche en la ficción de La 1) como autora del desafortunado comentario.

Mientras ella y su compañera de reparto, la también actriz Irene Visedo, hablaban de las profesiones que solían destinarse a las mujeres en el pasado, Duato calificaba de "menor" la carrera de enfermería.

Ver resumen Ocultar resumen

Qué ver esta semana en televisión... 

Ver resumen Ocultar resumen

El otro día aseguraba Federico Jiménez Losantos en su programa de radio que Gigantes era una serie horrible porque los protagonistas son malos y decía que claro, que que se podía esperar de una serie de Movistar+ cuando Movistar+ tiene tratos con Roures y Mediapro.

Las alambicadas teorías conspiratorias de Jiménez Losantos resultan sorprendentes.

Páginas