¿Por qué Wyoming y Javier Bardem irritan tanto a la derecha?

Existe un resorte clasista que se activa en cuanto un rojo abandona su buhardilla sin ventilación en Lavapiés y logra hacer un capitalito fruto de su esfuerzo y/o talento. A cierta derecha no hay cosa que le saque más de quicio que un progre con dinero. Y mucho más si ese progre pertenece a la farándula, nido de marxistas hasta que llegaron Paula Echevarría y Blanca Suárez para poner orden y apoliticismo. Y aún así, habiéndose moderado tanto el faranduleo, nuestra derecha patria no perdona a cómicos y cómicas el ya lejanísimo NO A LA GUERRA que se resumió en una gala de los Goya con Willy Toledo ofendiendo al presidente Aznar, será posible.

Y, claro, Javier Bardem estuvo en aquellas pretéritas manifestaciones contra la guerra y luego se ha manifestado políticamente pese a ser una estrella de Hollywood.

Eso duele.

Los columnistas de ABC miran a Javier Bardem y siguen viendo a aquel joven actor de Jamón, jamón que se iba enfrente del Congreso del brazo de Aitana Sánchez-Gijón a manifestarse para que nuestras tropas salieran de Irak.

Qué tiempos aquellos.

javier-bardem-en-sus-dias-de-militante-antiguerra

Aunque ahora esté comprometido en una batalla tan sensata como es salvar el planeta.

Tampoco vale.

Y, para colmo, ha venido Javier Bardem a Madrid a manifestarse reclamando medidas contra la emergencia climática, se le calentó la boca y señaló al alcalde (don Martínez-Almeida) como "idiota". Para qué más. La que le cayó encima. Que si defraudador, que si va en un jeep contaminante a todas partes, que si tan comunista es que reparta su dinero. 

La derecha aborrece a Javier Bardem (lo explicitó el propio Pablo Casado en Intereconomía) pero, amigas y amigos, un respeto a Bardem. Un respeto a un apellido que es historia del cine español: por Juan Antonio Bardem y sus obras maestras -Muerte de un ciclista, Cómicos-, por Pilar Bardem y su categoría de icono, por Carlos Bardem y su formidable y talentoso carisma -y sus novelas, que esa es otra- y por el propio Javier, sin duda uno de los más grandes actores del planeta. ¿Nos hemos puesto superlativos? Pero es que, a veces, hay que recordar lo evidente.

Y en cuanto a contradicciones, todas y todos las tenemos.

Decía Yves Montand que prefería a un comunista en Rolls-Royce antes que a un fascista en tanque. Pues eso. Meterse con Javier Bardem resulta casi una caricatura del derechista de carril, a la altura de los cayetanos de Cayetana Álvarez de Toledo y su síntesis estética.

En cuanto a Wyoming

Lo de Wyoming también va de éxito no digerido por la derecha que querría ver a los cómicos colocando a una cabra encima de una silla y pasando luego el platillo para recibir unas monedas. Y no. Wyoming ha triunfado, ha hecho dinero y no esconde que tiene unos cuantos pisos en propiedad. Con eso es que las personas de orden del barrio de Salamanca sí que no pueden. Para colmo, sale todos los días en la tele. Bueno, de lunes a viernes en laSexta.

Con que si él es un mordaz acusador de las contradiciones y miserias de la derecha, ¿cómo la derecha no le va a considerar un personaje irritante? Pero estamos en las mismas que con Javier Bardem: a ver quien le niega el talento para el humor que posee este tipo que comenzó en las postrimerias de la Movida, tocaba en sótanos con su grupo Paracelso, hizo cine (premio para quien se acuerde de Vivancos III) y fue pionero absoluto de los late night shows en la televisión española.

Un pijoprogre más, que dirían Iván Espinosa de los Monteros y Rocío Monasterio. Claro que a este dúo político (apodado con clásico de Disney por el ínclito Jiménez Losantos) les parece progre el mismísimo Arturo Valls, a quien le vendieron un loft de los suyos y quien no suele meterse en política pero, hala, toma bofetón.

Sea como fuere, dejad a Javier Bardem y Wyoming en paz, hombres y mujeres de la derecha. ¡Y vosotros dejad en paz a Bertín Osborne! responden desde el otro lado. Pues también es verdad.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: La canción perdida de Joaquín Sabina que también es una peli de los 80

Ver resumen Ocultar resumen

Respuesta alternativa al '¿Sabe usted qué es lo que quiero?'

Ver resumen Ocultar resumen

Homenaje a Kobe Bryant y su hija

Ver resumen Ocultar resumen

Leyendas del baloncesto que puntuaron legendariamente. El ranking de máximos anotadores de la NBA.

Páginas