Por fin llega el sofá nuevo a 'La Resistencia' y pasa esto...

Dani Parejo se comprometió a comprar un sofá nuevo a 'La Resistencia' y ha cumplido. 

Cosa que, como se han encargado de recordar, Gerard Piqué no ha hecho. El central del Barcelona quedó en comprar una estatua al programa y aún la están esperando. 

No obstante, el capitán del Valencia sí ha demostrado tener palabra y ha mandado un sofá tope de gama al programa. Obviamente, ha habido presentación por todo lo alto y loas al nuevo 'miembro' del programa.

Ha sido Ricardo Castella quien ha hecho los honores de estrenarlo. "Antimanchas, puerto USB, masaje, reclinable... Hay pelis de sofá y manta, esto es un sofá de Satisfyer y orinal". 

ADEMÁS: Juan Ignacio Youtuber: El nuevo canal de Ignatius es imprescindible

De hecho, ha dado tiempo a que Mar Leza, la invitada de este miércoles, disfrutara del sofá en todo su esplendor. 

Pero ya. Todo ha terminado cuando Ignatius ha entrado por la puerta con un cuchillo y ha empezado a apuñalar el sofá. ¿Por qué lo ha hecho? Porque puede. 

Ignatius fue quien instauró, en los albores del programa, la tradición de romper tazas que tan cuestionablemente intentó perpetuar Wismichu. Ahora la cosa ha ido a peor. 

Y es que Ignatius no sólo ha acuchillado el sofá, también lo ha pateado e intentado tirar la placa de Dani Parejo. "No quiero confort", gritaba el cómico mientras recordaba una de las máximas del programa: "Keep it cutre"

ADEMÁS: La perfecta analogía de Quequé: Vox e Ignatius son lo mismo

Lo peor del asunto es que en primera fila estaban quienes lo habían llevado, con cara de circunstancias por ver su sofá destrozado, pero con la satisfacción de haberlo cobrado. Las gallinas que salen por las que entran. 

Lo peor del asunto es que mucha gente, al ver el destrozo, se ha enfadado con Ignatius y ha criticado su actitud. Como si esta actitud fuera algo nuevo en 2020. Angelicos

Fotos y vídeos: Movistar+

Ver resumen Ocultar resumen

Los equipos de televisión acudieron a Vallecas a preguntar por lo del confinamiento selectivo que el gobierno regional madrileño había sugerido. Se preguntó a los vecinos del barrio y hubo dos vecinas cuya contestación se ha viralizado porque, la verdad, tienen las cosas muy clasras y se explican muy bien.

Vallecas es un barrio obrero de Madrid con conciencia de clase.

Vallecas no quiere que se encierre a los vallecanos.

Porque las altas cifras de infección en el barrio tienen una explicación social y ahí es donde debe incidirse.

Ver resumen Ocultar resumen

"Pregunta lo 1ero q te venga en mente"

Ver resumen Ocultar resumen

Arrepentidos los quiere Pablo Motos. 

No tomará el nombre de El Hormigueron en vano. 

Y, sobre todo, siempre vas a dar más pena, que el potentado de Requena. 

ADEMÁS: Instantáneas de los 90: tal cómo éramos

Páginas