Pero ¿quién demonios es Luis Pastor?

Subráyese la ironía del titular dado que Luis Pastor es un cantautor de referencia al cual debiéramos rendir pleitesía aunque solo fuera por haber compuesto Aguas abril, obra maestra que justifica toda una carrera artística y aún varias.

Luis Pastor es el padre de Pedro Pastor y a ambos el Partido Popular ha prohibido en las fiestas de Aravaca.

Pero ¿quién es Luis Pastor? (De Pedro Pastor hablaremos otro día, que también resulta necesario).

Comencemos por el principio.

Luis Pastor es un ser humano nacido en la localidad cacereña de Berzocana en 1952, crecido en el madrileño barrio de Vallecas y que, según aseguran las crónicas, se descubrió cantautor y poeta al escuchar un disco de Paco Ibáñez, allá por la década de los 60.

Y así llegó a hacer Aguas abril y a cantarla con Bebe en una versión absolutamente apabullante.

El caso es que Luis Pastor vendía seguros para ganarse la vida pero quería ser artista e iba con su guitarra de acá para allá en pleno franquismo. Se puso a cantar y a grabar canciones pero de su primer disco la censura sólo dejó que pudieran ver la luz cuatro temas. La censura, esa cosa del pasado. ¿Verdad?

Su primera gran obra es Vallecas, grandísimo LP donde lo vallecano, lo extremeño, un deje de rock&roll y el luispastorismo más genuino ya han cristalizado en un magma estimulante. Corre el año 1975.

vallecas-de-luis-pastor

Luis Pastor es un autor comprometido, canta Vengan a ver (otro de sus grandísimos temas) a las duras y a las maduras, exhibe su rojerío sin pudor alguno, hace campaña para el PCE y está dispuesto a hacerlo para el PSOE cuando llega la democracia pero resulta que, según contó a Víctor Lenore en El Confidencial, por un tira y afloja en cuanto a bolos y dineros, los socialistas le dicen que tururú. Luis Pastor incomoda a los poderes establecidos, no es domesticable y así hay que quererle. Qué caramba.

El ciego de la tele y el brasileñismo (y tantas cosas)

El caso es que Luis Pastor, igual que Joaquín Sabina, tiene su momento de gloria televisiva gracias Fernando García Tola. Sabina canta lo de Telespañolito y Luis Pastor, allá por 1983, canta las coplillas del ciego en las que disecciona la actualidad de entonces, tan intensa o más que la de ahora. Los cantautores, por aquellos días, salían en la tele y todo.

Después vendría el giro lusófilo de Luis Pastor y su magnífico disco Aguas abril, cuya protagonista es la excelsa canción ya mencionada.

aguas-abril-de-luis-pastor

Y después, en los 90, otros álbumes como Diario de a bordo o Por el mar de mi mano confirmarían la querencia de Luis Pastor por los ritmos brasileños. De hecho, ya en 2004 el artista brasileño Chico César le produce el disco Pásalo.

Luego, de repente, ¿Qué fue de los cantautores? preguntó Luis Pastor en un poema cuyo recitado resulta tan potente y emotivo como la mejor canción.

La vida ha seguido para Luis Pastor, con sus conciertos y sus luchas, con su generosidad para involucrarse en toda causa justa, con su pelea por ser escuchado, por hacer valer su música. Hasta que el PP ha dicho que no, que en Aravaca ese rojo no toca.

No sabe el PP madrileño con quien se está jugando los cuartos.

Además de su talento, Luis Pastor tiene una capacidad de batalla a prueba de bombas.

Y esto puede servir (debería servir) para que mucha gente que tal vez no haya prestado atención a las canciones de Luis Pastor ahora lo haga. 

Queridas y queridos millennials, descubran a Luis Pastor.

El hombre a quien nadie es capaz de censurar.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: No es por molestar pero estas canciones han cumplido 20 años este 2019

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Los videoclips irrumpen, inicialmente, como una estrategia publicitaria que promociona canciones y, de hecho un éxito como Thriller consiguió su universal repercusión global mediante el vídeo (de John Landis) que lo acompañaba. Ya antes de que surgiera el videoclip como tal, la televisión ilustraba sus contenidos musicales y, a veces, trataba de ir un paso más allá de la mera grabación (o retransmisión en directo) de una actuación.

Pero el videoclip surge y se consolida en los fabulosos 80. En el mundo y en España.

Ver resumen Ocultar resumen

Hasta 1989 no utilizó el apellido de su padre

Ver resumen Ocultar resumen

La televisión es nutritiva para los políticos retirados y si no que se lo digan a Celia Villalobos, que ha cambiado el candy crush por los platós y allí está, opinando a gritos en todas partes. El caso es que a Albert Rivera le toca reinventarse y bien pudiera terminar dedicándose a la tele. Teniendo en cuenta que no sería la primera vez. Allá por 2011 estuvo Albert Rivera de jurado en el programa El comecocos de Cuatro. Era ya la etapa Mediaset de esta cadena y conducía el espacio Ruth Jiménez.

Páginas