Pérez-Reverte corrige a la Guardia Civil por usar lenguaje inclusivo

Si hace unos días se convertía en protagonista de la jornada después de un particular duelo de tuits (y de salud) con el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ahora el escritor Arturo Pérez - Reverte se vuelve a colocar en el foco por otra cuestión bien distinta.

Por corregir (vía Twitter) a la Guardia Civil después de que el Cuerpo enviara el siguiente mensaje felicitando a los españoles el 40 Aniversario de la Constitución Española:

ADEMÁS: Pablo Motos indigna a Twitter con este chiste sobre el lenguaje inclusivo

Mensaje donde se felicitaba a "todos y a todas", haciendo uso del lenguaje inclusivo, algo que no pasaba desapercibido por Pérez - Reverte que respondía así al tuit:

"Esta vez, don Arturo, no era necesario"

Respuesta de Reverte que era afeada por algún que otro tuitero. "Esta vez, don Arturo, no era necesario", le decían.

Algo a lo que él volvía a responder:

Porque ya saben, nada de lenguaje inclusivo (que a Pérez - Reverte no le gusta).

ADEMÁS: Lo que Reverte ha dicho de Dani Mateo y la bandera

Fotos: Gtres y Twitter

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Transmite simpatía y buen rollo por donde va y es un tipo polifacético, lo mismo le da actuar en una película de acción que en un drama o marcarse un rap. Es el incomparable Will Smith.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Telecinco prepara La Verdad, una nueva serie con la que Mediaset pretende sustituir a su exitosa El PríncipeJosé Coronado es el primer actor confirmado para la serie. Todo un puntazo viendo el tirón que tiene el actor en El Príncipe. Y es que su papel de Francisco Marcos, el policía madurito de la pequeña pantalla que trae de cabeza a más de una, le ha traído muchas alegrías a nuestro seductor español.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Aquel que fuera niño en los 90  recordará para siempre Los caballeros del zodiaco, a Oliver Y Benji, Bola de Drogan y muchos más; pero sobre todo cómo iba a olvidar a los luchadores de Pressing Catch. Las mañanas de fin de semana de cualquier niño de la época estaban compuestos por un tazón de cereales y las peleas de aquellos tipos musculados que a ojos de un pequeño eran poco menos que superhéroes.

Páginas