Películas y series que te gustaron (o te gustan) y son machistas aunque no lo parezcan

No hace falta remontarse a épocas remotas para descubrir cintas que esconden algo de machismo en su relato. Y, a veces, se trata de series o pelis que nos gustan y cuyo mensaje heteropatriarcal está escondido en un celofán rosa que lo hace de lo más apetecible.

No nos pongamos excesivos y admitamos que algunas de estas ficciones son placeres culpables incluso para feministas irredentas.

Pero las cosas como son: estas películas y series tienen un punto machista que has de asumir (o debatir).

1. Sexo en Nueva York

Sexo en Nueva York habla, en principio, de mujeres liberadas, independientes y modernas. Pero, al final, su gran aspiración unos manolos. O sea, que en el fondo esta serieretende transmitirle a las mujeres su necesidad de convertirse en consumidoras que cuidan su imagen, a poder ser para casarse con un hombre que le regale joyas, una maravillosa casa o una boda por todo lo alto. Una especie de posfeminismo con galán encarnado en Mr. Big.

Vivian, interpretada por Julia Roberts, es una prostituta a la que el personaje de Richard Gere contrata por una semana para que lo acompañe. En este tiempo, durante el cual él se encarga de cambiar la imagen de la joven, dandole todo tipo de lujos, la pareja se enamora, lo que provoca que ella abandone la calle y se vaya a vivir con él, rodeada de lujos. 

2. La Bella y la Bestia

Han sido numerosas las críticas que ha recibido esta película en los últimos tiempos. En ella se muestra a una mujer amable y sumisa, que trata con dulzura a Bestia con el único objetivo de que este cambie su personalidad para con ella. Bella, con su comportamiento consigue transformar a un hombre agresivo en un caballero. Vamos, el rol tradicional de la mujer que ha de ser comprensiva con la rudeza del macho con el que le toca convivir. Por no hablar del síndrome de Estocolmo de la pobre Bella, secuestrada por ese señor tan feo.

3. Pretty Woman

Vivian, interpretada por Julia Roberts, es una prostituta a la que el personaje de Richard Gere contrata por una semana para que lo acompañe. En este tiempo, durante el cual él se encarga de cambiar la imagen de la joven, dandole todo tipo de lujos, la pareja se enamora, lo que provoca que ella abandone la calle y se vaya a vivir con él, rodeada de lujos. Un cuento de hadas con un mensaje muy bonito: dale a una mujer dinero y lujos y se enamorará de ti. Aunque sea una prostituta. Vaya tela.

ADEMÁS: Pretty Woman: ¿cuento de hadas o parábola machista?

4. Bridget Jones

Reivindica la soltería pero realmente el papel de Renne Zellweger en El diario de Briget Jones es el de una mujer dependiente emocionalmente de sus relaciones amorosas: cuando no tiene pareja se lamenta, no escatima a la hora de pegarse atracones de chocolate o a la de beberse botellas de vino, mientras que cuando se encuentra en una relación de pareja es completamente diferente. La parejita de cuento como mito heteropatriarcal.

5. Juego de tronos

Es una de las series de moda y alrededor de ella se ha generado el debate ¿es Juego de tronos machista? La serie, desde luego, refleja de modo ambiguo la violencia sexual que se ejerce contra las mujeres y, sobre todo, abunda en desnudos femeninos que (en porcentaje) no están a la altura de los desnudos masculinos. Machismo hay en Juego de tronos pero (cabe la paradoja) sigue siendo una grandísima creación televisiva y literaria. Porque de contradicciones así está hecho el arte.

Paula Rey

Ver resumen Ocultar resumen

Los obispos españoles podrían estar "vulnerando las leyes europeas que prohíben, taxativamente, utilizar fondos o ayudas estatales para empresas privadas". Lo dice eldiario.es, medio que asegura haber tenido acceso al informe preliminar del Tribunal de Cuentas, que añade que la Conferencia Episcopal estaría cometiendo una vulneración de la legislación a nivel europea al financiar TRECE (la antigua 13TV) con dinero de la Renta.

Ver resumen Ocultar resumen

No todas las celebrities estadounidenses votan al Partido Demócrata pero casi todas sí. El progresismo de Hollywood resulta una característica biológica del ecosistema de la industria del espectáculo y aunque gente como Charlie Sheen, Chuck Norris o Jon Voight apoye a Trump incondicionalmente, son la excepción.

Ver resumen Ocultar resumen

Pista: La foto tiene unos 40 años

Páginas