Pedir a Deliveroo le sale muy caro a Santiago Segura

Santiago Segura nunca pensó que pedir comida a domicilio le iba a salir tan caro

Un sencillo post en Instagram, con una bolsa de Deliveroo, le ha costado al actor y director un aluvión de críticas tremendo. 

"Hoy sin ganas de salir, ni de hacer comida, he pedido a Deliveroo y me ha sorprendido positivamente la velocidad y eficacia del servicio (acostumbrado a la irregularidad de Glovo). Imagino que será como Cabify y Uber, que a veces te va bien y a veces no tanto, pero yo de momento...". 

Las críticas al post de Santiago Segura le han increpado por utilizar el servicio de una compañía cuyas condiciones laborales han sido puestas en cuestión por la propia Tesorería de la Seguridad Social. 

ADEMÁS: La petición de Santiago Segura a Pablo Motos: "Que Marta Hazas me dé un masajito"

Y es que Deliveroo ha sido llevada a juicio por la Inspección de Trabajo, por considerar que sus repartidores han estado desempeñando sus funciones como falsos autónomos. 

Estas condiciones han llevado a mucha gente a hacer boicot a la compañía, difundirlo en redes sociales y, como es el caso, criticar a quienes siguen utilizando Deliveroo. 

"Fomentando la precariedad labora y las multinacionales con sedes en paraísos fiscales. Luego quieren subvenciones para el cine y el teatro. Así nos va", ha sido uno de los comentarios más aplaudidos. 

Eso sí, no todos los comentarios son despectivos o en contra de Santiago Segura. Igual que ha recibido muchos palos por pedir a Deliveroo, hay quienes han salido en su defensa. 

ADEMÁS: Pablo Iglesias se suma a las críticas a 'Juego de Tronos'

"Si critican eso, me imagino no estarán escribiendo de un smartphone ensamblado por chinos desnutridos y sin dormir. Y para qué hablar del tema del coltán. No sean huevones, por favor. Santiago Segura pidió un delivery y listo. Tampoco es el Mesías".

En redes sociales, como las opiniones y los traseros, cada uno tiene el suyo. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Ahora que el modelo económico basado en el turismo de masas ha entrado en crisis como modelo debido a la infausta pandemia resulta conveniente recordar cómo dicho fenómeno fue glorificado por el franquismo. Allí empezó todo. Evidentemente, el contexto era muy distinto al actual y la población no percibía como molesta la llegada de extranjeros pero ahí ha quedado la propaganda que se coló en muchísimos títulos de los que rescata, a veces, Cine de barrio en TVE.

Ver resumen Ocultar resumen

El éxito en taquilla de Padre no hay más que uno 2, la última película de Santiago Segura, ha movido a la derecha tuitera a la celebración y exaltación del director y actor que fuera Torrente pero añadiendo todo tipo de ataques a la farándula roja, subvencionada y obsesionada con la Guerra Civil que son el resto de gente del cine español.

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho antes de Tesis, REC y Verónica hubo otro cine de terror español que resultaba enormemente rentable en taquilla y atraía a estrellas de Hollywood a rodajes mesetarios que lo mismo se hacían en Chinchón que en los merenderos del río Alberche o la sierra de Guadarrama.

Hablamos del cine de terror que en los 70 hicieron en España pioneros como Paul Naschy, Narciso Ibáñez Serrador, Jorge Grau, Amando de Ossorio, Carlos Aured...

Ah, qué tiempos aquellos.

Veamos.

Páginas