Paula Vázquez celebrando el Ingreso Mínimo Vital, la ira de la caverna y Nacho Vegas

Es Paula Vázquez una estrella de la televisión bastante atípica. Hace años que decidió afrontar su carrera de un modo diferente y puso voluntad en elegir un camino propio. Además, nunca ha renunciado a opinar abiertamente desde el feminismo y la izquierda. Y eso le ha convertido, como no, en objetivo del encono de las hordas ultraderechistas que, de un tiempo a esta parte, persiguen en Twitter al progresista. Un fenómeno que ha arreciado desde que comenzó la pandemia de la Covid 19 y que, además, se adereza en muchísimas ocasiones con campañas en las que sospechosos bots fomentan el linchamiento.

Sea como fuere, Paula Vázquez expresó su alegría por la aprobación del Ingreso Mínimo Vital.

Y añadió un sarcasmo contra los fascistas.

Y mucho fascista contestó.

El mensaje fue este.

Un tuit que cosecha aplausos y también ataques que, en algún caso, se basan en decir que Paula Vázquez es millonaria (lo cual, en todo caso, no invalidaría su felicidad porque, con sus impuestos y los de todas y todos, se ayude a los que menos tienen). También están los clásicos exabruptos sobre el físico que toda mujer que opina ha de soportar.

Y así hasta convertirse Paula Vázquez a lo largo del sábado en Trending Topic.

Y en estas llegó Nacho Vegas, irredento rojo del indie, y quiso dar su apoyo inequívoco a Paula Vázquez.

Eh... vale... bien, bien... Pero tampoco pasa nada por practicar el humor y señalar lo ridículos que son ciertos personajes como José Manuel Soto (aquí somos devotos de esa caricatura de señorito andaluz sin posesiones reales).

O sea, que tampoco hay que ponerse tan solemne.

Aunque a Nacho Vegas, qué caramba, se lo perdonamos todo.

Hasta que nos eche la bronca por practicar la frivolidad.

¡A sus órdenes! 

ADEMÁS: Pablo Motos o la insoportable levedad del fascismo

 

Ver resumen Ocultar resumen

A principios de 2020, todo eran buenas noticias para Donald Trump.

Apuntaba a arrasar en las elecciones de noviembre, su índice de popularidad estaba por las nubes, la tasa de paro en Estados Unidos era histórico y, sobre todo, su país no era el epicentro de muerte y contagio de la mayor pandemia del siglo XXI. 

Y de repente, un chino se come un murciélago y medio año después, Donald Trump es doblado en un montaje sublime con la voz de Chiquito de la Calzada. 

Ver resumen Ocultar resumen

Mejor que no pise Galicia

Páginas