Opiniones sobre la retirada de 'Lo que el viento se llevó' de HBO Max

A lo largo y ancho del planeta siguen las explosiones de indignación por el racismo que sufren ciertos colectivos. El fuego de las protestas se encendió a raiz de la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en EE.UU. Y el movimiento antirracista ha calado en muchos sectores. Ha movido a la reflexión. Y a tomar ciertas decisiones no exentas de controversia. HBO Max retira de su catálogo 'Lo que el viento se llevó' por su contenido racista y el modo en que dulcifica el fenómeno del esclavismo. La histórica película había sido señalada reiteradamente como retrato edulcorado del viejo Sur repleto de clichés insultantes para los afroamericanos.

Paradójicamente, supuso el primer Oscar para una actriz afroamericana (Hattie McDaniel por su papel de Mammy, criada de Escarlata O'Hara)

Obviamente hay quien ha visto censura en esta retirada y, bueno, se puede debatir sobre ello. Pero que no cunda el pánico: 'Lo que el viento se llevó' regresará al catálogo de HBO Max con una rotulación que advierta al espectador que puede hallar contenido racista fruto del contexto en el que se rodó dicha producción. Es decir, que la retirada es más simbólica que real. Lo de la rotulación es un método que se usa cada más para poner en su lugar películas a las que el paso del tiempo ha dejado en territorio políticamente incorrecto por no decir ofrensivo.

Y las reacciones no se han hecho esperar. Curiosamente, ha sido Esteban González Pons, eurodiputado del PP, uno de los primeros en exhibir su desacuerdo con la decisión de HBO. No a la censura, dice González Pons.

Aunque otras voces muy distantes de lo que representa González Pons también cuestionan la retirada de Lo que el viento se llevó y se preguntan si, precisamente, no resulta necesario ver ese tipo de contenidos para comprender la problemática racial en EE.UU. Véase a Nacho Vigalondo, talentoso director de cine.

Otro director de cine, Alfonso Albacete, hace hincapié en el indiscutible valor cinematográfico de una pieza como Lo que el viento se llevó.

Y luego está quien arrima el ascua a su (conservadora) sardina y, como el periodista Manuel Marlaska, aprovechan para resucitar una entrevista en ABC de Pérez-Reverte cuyo titular ("Hay menos libertad que nunca") suele ser un Guadiana que aparece y desaparece del juego de controversias que es Twitter.

Lo que resulta claro es que el debate abierto pone en cuestión estereotipos en el cine de ayer y también en el de hoy, y así lo han apuntado muchas opiniones.

En fin, que la controversia está servida.

Haga cada cual lo que quiera con respecto a Lo que el viento se llevó pero en ZelebTV, señalando precisamente su carácter abiertamente racista y conservador, la incluímos en las 10 películas que hay que ver para entender el problema racial en EE.UU. Igual que está en la lista El nacimimiento de una nación, clásico del cine mudo que glorifica al Ku Klux Klan. Igual que para entender en profundidad el nazismo hay que ver El triunfo de la voluntad de Leni Riefhenstal, la directora preferida de Hitler. Otra cosa es que pongamos esas películas en los colegios y digamos que no hay nada raro en dentro de esos bellos artefactos cinematográficos.

Sea como sea, parlem y avancemos hacia un mundo mejor con este tipo de polémicas.

Fotos: Lo que el viento se llevó

Ver resumen Ocultar resumen

Ahora que el modelo económico basado en el turismo de masas ha entrado en crisis como modelo debido a la infausta pandemia resulta conveniente recordar cómo dicho fenómeno fue glorificado por el franquismo. Allí empezó todo. Evidentemente, el contexto era muy distinto al actual y la población no percibía como molesta la llegada de extranjeros pero ahí ha quedado la propaganda que se coló en muchísimos títulos de los que rescata, a veces, Cine de barrio en TVE.

Ver resumen Ocultar resumen

El éxito en taquilla de Padre no hay más que uno 2, la última película de Santiago Segura, ha movido a la derecha tuitera a la celebración y exaltación del director y actor que fuera Torrente pero añadiendo todo tipo de ataques a la farándula roja, subvencionada y obsesionada con la Guerra Civil que son el resto de gente del cine español.

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho antes de Tesis, REC y Verónica hubo otro cine de terror español que resultaba enormemente rentable en taquilla y atraía a estrellas de Hollywood a rodajes mesetarios que lo mismo se hacían en Chinchón que en los merenderos del río Alberche o la sierra de Guadarrama.

Hablamos del cine de terror que en los 70 hicieron en España pioneros como Paul Naschy, Narciso Ibáñez Serrador, Jorge Grau, Amando de Ossorio, Carlos Aured...

Ah, qué tiempos aquellos.

Veamos.

Páginas