No eres nadie en Twitter, si Sandro Rey no te ha insultado

Si vas a bromear, mencionar o meterte con Sandro Rey en Twitter, te advertimos: va a contestar. 

Independientemente que le menciones o no, el vidente tirará de arte tuitero para buscarse y replicará a todo lo que encuentre. 

Y lo hará, dicho sea de paso, en unos términos nada agradables, según haya sido la primera interacción. 

ADEMÁS: ¿Cuál es el colmo de un taxista? o cómo Uber Jiménez triunfó en Twitter

Sandro Rey ha convertido Twitter en un toma y daca de respuestas que, poco a poco, se está viralizando. No es para menos. Algunas de ellas son gloriosas, dentro de lo soez. 

Y es que el vidente no tiene reparos en tirar de insultos chabacanos y zafios para replicar a los tuiteros que le interpelan. 

ADEMÁS: Sandro Rey, independentista: "No tenemos por qué mantener a España"

En vez de tirar de clásicos de la literatura, Sandro Rey opta por otro tipo de clásicos como son los jóvenes de Hermano Mayor. 

Sandro Rey sigue así la senda de otros famosos como Juan Camus, dedicando parte de su tiempo a lo que un Community te dice que no debes hacer como primer mandamiento: entrar al trapo de trolls. Eso sí, el triunfito optaba por bloquear, mientras que Sandro Rey es más de responder y faltar. Distintos estilos. 

ADEMÁS: Lu Vargas, la vidente de 'First Dates', desnuda en Interviú

Eso sí, en este caso, tanto Juan Camus como Sandro Rey sí tienen algo en común: los dos se buscan a menudo en el buscador de Twitter. Y es que, en la mayoría de tuits no le mencionan, tan sólo ponen su nombre. Una práctica que no puede ser buena. Ahora, Sandro Rey sabrá. 

Fotos: Twitter y Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

Están aquellos concursantes que cerraron el capítulo de la fama y rehicieron su vida como la de cualquiera, con sus vaivenes y sus aburrimientos y sus angustias y su estreñimiento o diarrea, según toque. O sea, la existencia de toda persona humana (que diría un cura de la Conferencia Episcopal) y, por ejemplo, irse a vivir a Málaga y olvidar que saliste en la primera edición de Gran Hermano gritando "¡quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza! ¡QUIÉN!".

Páginas