Netflix reabre una histórica sala de cine de Nueva York

La industria del cine no se fia de Netflix pero la principal cadena de streaming continúa lanzando mensajes de amor al cine, sea mediante obras maestras como El irlándes o Historia de un matrimonio o con anuncios de compra de salas de cine. O mejor dicho, de una sala de cine en concreto. 

Netflix anuncia que compra un icono de Nueva York.

Netflix reabrirá el cine París, situado a apenas unos metros de Centra Park, en pleno Manhattan.

Así se anunciaba.

Se trata, tal y como especifica Netflix, del último cine de estas características en Nueva York, el único que no es una multisala sino un viejo teatro donde se proyectaron durante años películas. Netflix ya lo había recuperado para un estreno especial de Historia de un matrimonio, película que la crítica ha aclamado por las interpretaciones de Scarlett Johansson y Adam Driver bajo la dirección de Noah Baumbach. Ahora anuncia que se queda con esta sala.

Lo cual ayudará a Netlfix a estrenar sus producciones.

Los exhibidores mantienen una batalla sin cuartel contra Netflix porque no respeta los plazos tradicionales entre el estreno de largometrajes en salas y el estreno en otras pantallas.

Aquí en España apenas un puñado de salas ha accedido a estrenar El irlándes, extensísima película de Martin Scorsese con Robert de Niro y Al Pacino.

El caso es que, por mucho que Netflix moleste a la industria del cine, en su seno se están haciendo algunas de las mejores películas de los últimos tiempos. Véase Roma de Alfonso Cuarón.

Aunque también ha producido algunas de las peores cintas de la comedia reciente. Véase las de Adam Sandler.

De todo hay en la viña del Señor. O sea, en Netflix.

ADEMÁS: La mejor película de 2019 según la revista TIME no es ni El irlandés ni Érase una vez en Hollywood

 

Ver resumen Ocultar resumen

Asesinatos, mutilaciones, sectas, ritos satánicos y una policía que acaba de tener un hijo encargada de descubrir de donde sale todo esa barbarie. Así es Legado en los Huesos, un thriller que explora los comportamientos humanos tanto racionales como irracionales.

Ver resumen Ocultar resumen

Roland Emmerich vuelve a dirigir una película de acción. Retorna el realizador que recreara la mítica de invasión extraterrestre de Independence Day (1996), los desastres naturales de El día de mañana (2004) y la devastación provocada por gran monstruo de Godzilla (1998). Esta vez nos sorprende (¿gratamente?) con el género bélico, el cual ya tanteó en el año 2000 con Mel Gibson (recordemos El patriota).

Páginas