¿Y si Julia Roberts no hubiera sido Pretty Woman?

- Quiero más + Ya sé lo que es querer más. Yo inventé ese concepto. La cuestión es, ¿cuánto más? - Quiero el cuento de hadas. Y el cuento de hadas se hizo realidad. Un 23 de marzo de 1990, es decir, hace 25 años, se estrenaba en los cines de Estados Unidos una comedia romántica, de discreto presupuesto, dos protagonistas conocidos pero con mesura y unas pretensiones modestas.

Cuarto de siglo después, dicha cinta es una de las mayores historias de amor del cine contemporáneo y sus protagonistas, dos de las estrellas más rutilantes de Hollywood. Es más, a ella aún le dura el apelativo de Novia de América, 25 años después de su estreno. 

Como es obvio, hablamos de Pretty Woman. Sí, la historia de amor de Vivan y Edward. El flechazo mejor lanzado por Cupido entre una prostituta y un empresario de éxito cumple este lunes 25 años. Sí, toda una vida, durante la cual mucha gente cuenta los visionados de este romance por decenas. Y es que, antes que Christian Grey, conocimos a Edward Lewis. Su versión tierna y amable. 

3.000 dólares

Si consideramos, tal y como la propia Julia Roberts reconoció en broma, que los 3.000 dólares que invirtió en sus servicios, fueron una ganga. Qué decir de los 14 millones de dólares que costó el filme. Y es que, a día de hoy, su recaudación supera los 464 millones de dólares. No sólo eso, sigue arrasando en audiencia cada vez que se emite en la televisión.

Por cierto, Disney estaba decidida a llamar 3.000 dólares a la película. Por suerte, el nombre les sonaba a ciencia-ficción y optaron por echar mano del título de su canción principal. Y es que, igual de mítico que el filme, es la canción de Roy Orbison. ¿Hay sintonía más pegadiza que el inicio de Oh, Pretty Woman?

Pero, ¿cuál fue el secreto del éxito de esta película? Nadie lo duda. La química entre Julia Roberts y Richard Gere es brutal. Saltan chispas. Traspasan la pantalla y hacen que el espectador se crea la historia desde que se ven por primera vez. Es más, hace unos días, los protagonistas, con el resto del elenco, acudieron a Today Show, en una entrevista conmemorativa del filme. 

Donde hubo fuego...

Quienes tuvieron la suerte de ver el reencuentro, cuentan que todavía hoy, 25 años después, la química entre Richard y Julia es puro fuego. Que el simple beso que se dieron al saludarse, hizo que se erizara el pelo a todos los presentes. El espíritu de Vivian y Edward sigue más vivo que nunca. Eso sí, ahora es Vivian quien tiene más dinero o al menos el mismo que Edward. Es lo que tiene ser la Novia de América durante medio siglo. No sólo aumenta tu número de fans, sino tu cuenta corriente. 

La pregunta es, ¿qué hubiera pasado si en vez de Julia Roberts, la protagonista de Pretty Woman hubiera sido otra actriz? Parece descabellado, ¿verdad? Pues la realidad es que Julia Roberts no fue la primera, ni la segunda, ni siquiera la tercera opción. Disney la incluyó entre un buen puñado de candidatas, y dudaban que pudiera dar el perfil, por juventud e inexperiencia. 

De hecho, Meg Ryan y Michelle Pfeiffer llegaron a rechazar el papel. Otras como Drew Barrymore o Winona Ryder, fueron descartadas por ser demasiados jóvenes y angelicales. Mientras, otros nombres como Jennifer Conelly o Robin Wright Penn se fueron cayendo de la lista de posibles Vivians. Finalmente, ésta llegó a Julia Roberts, la sonrisa de Hollywood. ¿El resultado? Pelotazo en taquilla, nominación al Oscar, Globo de Oro al zurrón y acierto pleno de Disney. Aunque no fuera a la primera. 

Fotos: Gtres y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho antes de Tesis, REC y Verónica hubo otro cine de terror español que resultaba enormemente rentable en taquilla y atraía a estrellas de Hollywood a rodajes mesetarios que lo mismo se hacían en Chinchón que en los merenderos del río Alberche o la sierra de Guadarrama.

Hablamos del cine de terror que en los 70 hicieron en España pioneros como Paul Naschy, Narciso Ibáñez Serrador, Jorge Grau, Amando de Ossorio, Carlos Aured...

Ah, qué tiempos aquellos.

Veamos.

Ver resumen Ocultar resumen

Dejando secuelas a varias generaciones

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido Santiago Segura en el cineasta favorito de la derecha patria bien sea porque Torrente no era tanto una parodia como una subrepticia exaltación de lo reaccionario o quizás porque últimamente se ha abonado el actor y director a un discurso muy del gusto de quienes quieren derrocar el Frente Popular de Sánchez e Iglesias, de Carmen Calvo y Yolanda Díaz, de Irene Montero y Nadia Calviño.

Páginas