Volando voy vuelve con un gran reto tecnológico en los Mallos

El próximo domingo 13 de septiembre debe de ser el día de los grandes retornos en Mediaset. No en vano, a la vuelta del esperado y misterioso Gran Hermano 16 se suma otra reentré en Cuatro. 

En este caso, no se trata de un reality, sino que serán Carlos Calleja y su Volando voy quienes regresen a la parilla televisiva para competir en el prime time dominical. 

Y lo hace a lo grande, pues se va a desplazar a hasta los Mallos de Riglos (Huesca), uno de los lugares más emblemáticos de España. Ahí llevará cabo algo no hecho hasta la fecha. El famoso aventurero televisivo pretende imprimir en 3D los lugares más impactantes de la región. 

Un reto con mucha tecnología 

Además de un reto visual, también va a haber lugar para el esfuerzo físico. No todo iba a ser contemplar y disfrutar de la belleza del paisaje, sino que habrá lugar para la escalada. 

Trepará El Puro junto a Angel Cintero, el primero en haberlo subido, y Carlos Suárez que es experto en hacer escalada sin cuerdas y uno de los mejores deportistas en el salto base. 

Los dos retos serán los protagonistas de Volando Voy este domingo cuando el programa arranque a las 21:30 horas. Con el primero de ellos Jesús Calleja pretende mostrar a todo el mundo lo útiles que pueden ser las impresoras en 3D. Con ellas recreará todas las formaciones rocosas de la zona y todo aquello que llame la atención. 

Y viendo algunos paisajes de la zona a buen seguro que tendrá que tirar de mucha tinta para captar la belleza de la zona. No será él sólo quien se encargue de captar esas imágenes, sino que le van a acompañar en ello un equipo de ingenieros y arquitectos de la Universidad Europa de Madrid. 

Una escalada para volver al pasado 

Ellos serán los encargados de hacer la posterior reproducción en 3D de todos los mallos que sean captados. Al igual que se harán replicas de muchos de los habitantes de la zona y del propio Calleja. 

Además del equipo de ingenieros se va a apoyar en un punky, un runner, un cowboy y una vidente para hacer el reto tecnológico. A buen seguro que llamará la atención el reto. 

En la misión más puramente física se va a rodear de los dos expertos antes mencionados: Ángel Cintero y Carlos Suárez. El primero de ellos seguro, que en el momento en el que inicien la escalada, recuerda su pasado. A buen seguro se le viene su recuerdo de haber sido el primero en escalar el Puro, el más emblemático de los mallos. 

¿Tirarán de cuerda para el gran reto? Si le preguntan a Carlos Suárez seguro que opta por dejarlas en el punto base y tiran de manos y uñas para subir una pared tan dura como la oscense. 

Para Jesús Calleja esta aventura tiene un carácter especial para él. No en vano, como reconoció ir a los Mallos es como ir al punto de partida, donde nació todo. Y encima pude conocer a Ángel Cintero, que a día de hoy con 80 años sigue escalando.  Lo cual valoró muy positivamente: ha sido un honor para mí y nos hemos emocionado mucho juntos viendo el paisaje.  

Ver resumen Ocultar resumen

Hay quien a través de las redes sociales ataca a Dani Rovira y lo hace llamándole "progre". Adjetivo que más que ofenderle, le halaga. El actor se encargaba de explicar el porqué a través de Twitter lanzando un mensaje a aquellos y aquellas que, detrás de un usuario de Twitter, le atacan por sus comentarios o acciones en público.

"Cuando alguien me tacha de "progre", con intención de ofender", dice el actor español, "no sabe que me está halagando".

Ver resumen Ocultar resumen

La frase cuenta con la autoría del director de cine español Juan Antonio Bayona y la firmaba a través de Twitter y después de ver este vídeo.

"Cada día más cerca el fin del mundo", decía el cineasta español como si de una nueva película suya se tratara y, junto a sus palabras, las siguientes imágenes.

Ver resumen Ocultar resumen

Existe un resorte clasista que se activa en cuanto un rojo abandona su buhardilla sin ventilación en Lavapiés y logra hacer un capitalito fruto de su esfuerzo y/o talento. A cierta derecha no hay cosa que le saque más de quicio que un progre con dinero. Y mucho más si ese progre pertenece a la farándula, nido de marxistas hasta que llegaron Paula Echevarría y Blanca Suárez para poner orden y apoliticismo.

Páginas