Todos los posibles culpables de Bajo Sospecha

Si ya hay algo que sabe cualquiera que se precie en llamar seguidor de Bajo Sospecha es que nadie parece estar libre del todo, ni nadie es el culpable absoluto por mucho que haya indicios que incriminan a más de uno.

En los cinco primeros episodios se han ido descubriendo argumentos para incriminar a diferentes personajes, primero en la desaparición y muerte de Alicia; y ahora en la más sorprendente de su primera Irene. ¿Será el autor o autora del adiós de Alicia el mismo que el de su prima?

De momento, los focos de la culpa han alumbrado más a algunos miembros de la familia Vega. ¿O al final será alguien de fuera? Si se abrieran apuestas no sería sencillo dónde jugarse todo el dinero. En realidad, sí que la trama ha ido mostrando más a  unos que a otros.

Eduardo es el principal sospechoso

En este momento, quien parece tener más que ocultar es Eduardo. Tío de Alicia y hermano de Carmen.  No es un tipo de fiar. Eso lo sabe hasta su novia Leti, que ya le encubrió en la muerte de Alicia. No es que se sepa que él era el autor, pero sí que no tenía coartada para una noche. Además había huellas suyas en la cabaña.

El asunto de las drogas pudo colar de primeras, pero verle ahora teniendo una conversación rarísima con Carmen y verle limpiar el coche y enterrar a alguien parece claro que él es el culpable. Pero sería demasiado obvio. Y en Bajo Sospecha nunca lo obvio está siendo la solución más habitual.

De quien también se dudó y mucho, desde el primer capítulo fue de Begoña. Es claro que no es la responsable de la pérdida de su hija, pero sí tenía mucho que callar con la de Alicia. Rompió hojas del diario de la pequeña para que no  le incriminaran, estuvo en la bodega en el momento que ésta desapareció y sabía que la chaqueta que llevaba la niña cuando se le encontró era de su marido. ¿Será ella?

En los últimos episodios otro de los que se ha visto más salpicado es Federico, el ex marido de Inés, tía de ambas niñas desaparecidas. Se sabe que cogió una bolsa con dinero que dejó allí su ex suegro para pagar el rescate de Alicia; que es un tipo peligroso capaz de golpear a su ex mujer con violencia pero también se sabe que estaba preso cuando Irene desapareció. ¿Será responsable o sólo un caradura?

Carmen tiene que callar por lo que ha hecho

Y hablando de Inés quizá también sepa algo. Parece inocente pero se calló que su ex estaba en Cienfuegos durante la comunión. A veces quien menos lo parece al final lo es. Quien ha dado la sorpresa final ha sido Carmen, nadie creía que pudiera ocultar nada. Madre coraje, rota, mujer ofendida por los cuernos de su marido Roberto. Todos los ingredientes para empatizar con ella hasta el episodio quinto. Esa conversación final con su hermano Eduardo parece implicarle en la desaparición de Irene. La presionó mucho pero nadie podía esperar que le hiciera algún mal.

Por el camino se quedó otro sospechoso: Bosco, que parecía el principal culpable pero acabó colgado de un árbol. ¿Se suicidó por la culpa o acabó con él el culpable? ¿Y Vidal qué? Ese policía de Cienfuegos también ha callado y tapado cosas. Su hijo Óscar y novio de la hermana de Alicia, tiene algo que ver con Eduardo. No es descartable que sea él. Al igual que Andrés, aunque en la desaparición de su hija lo normal es descartarlo. En la recta final de Bajo Sospecha son muchos los parecen culpables. 

Fotos: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Late Motiv y United Unknown han creado este spinoff

Ver resumen Ocultar resumen

Homenaje a una canción que ha resurgido como nuevo himno insurreccional. La casa de papel ha convertido este vieja pieza partisana en fenómeno global. Y, sí, más allá de su belleza musical, es una canción de alto voltaje izquierdista.

Por mucho que Santi Abascal la pinchara en su celebrada sesión de DJ en el antiguo Pachá cuando convocó a la juventud rojigualda a Cañas por España y acudió allí la mismísima Victoria Federica, hermana de Froilán.

Ver resumen Ocultar resumen

El resultado sería esta fantasía

Páginas