The Flash también necesita un descanso

CW

Los fans de The Flash están de enhorabuena. La serie del súper héroe más rápido del mundo volvió hace unos días, tras un mes de descanso. Y lo hizo como nadie esperaba, regalando uno de los mejores capítulos de la temporada. Out of time, la 15ª entrega de la serie ha servido para sentar las bases de lo que será el final de una temporada que va a más.

Desde aquí, spoilers. Y es que, entre otras cosas, por fin vimos en vivo y en directo a Reverse Flash, el archienemigo de Barry Allen y, a la postre, asesino de su madre. Y sí, como todos sabíamos, era el doctor Harrison Wells, pero impactó mucho escuchar como lo decía. Aunque el impacto se quedó en nada cuando éste decidió, como si no quiere la cosa... ¡matar a Cisco! 

¿Adiós a Cisco?

Sí, el simpático ingeniero, cuasi hijo de Wells, murió a manos de su padre adoptivo. Un revés para los seguidores que, no obstante, confían en que Barry pueda solucionar. Sí, está bien leído, The Flash podría traer a Cisco de vuelta a la vida. ¿Cómo? Viajando en el tiempo. Sencillo, ¿verdad? De hecho, al final del capítulo, Barry lo consigue. 

Durante un enfrentamiento con Mark Mardon, hermano de Clyde, quien también controla el tiempo, el malhechor crea un tsunami que se dirige hacia la ciudad. Barry, para intentar evitarlo, corre todo lo que puede para intentar crear una barrera que lo repela. Con lo que no cuenta es que en el momento de máximo esfuerzo, aparezca un día antes, justo donde él mismo se vio mientras acudía a una llamada. 

Y sí, como mucha gente habrá deducido, ése es el objetivo del doctor Wells, conseguir la velocidad suficiente de Barry, para viajar en el tiempo. Y es que este doctor Wells, cuyo verdadero nombre es Eobard Thawne (el apellido de Eddie, prometido de Iris, también es Thawne), pertenece a otra época del futuro. Mal asunto. 

El primero beso

Eso sí, no todo fue malo en el capítulo. Bueno, según se mire. Parece que Barry Allen ha pasado de no tener novia ni proyecto, a tener novia y pretendienta. La relación de Barry con Linda se asienta o eso pensaba él. Y es que una doble cita ineseperada, junto a Iris y Eddie, dejará claro a que la complicidad entre Barry e Iris es algo más que amistad. Algo que, lógicamente, molesta sobremanera a sus parejas. Más aún cuando ambos huyen a toda prisa a salvar a Joe, secuestrado por Mark Mardon. 

Así las cosas, a escasos segundos de que el tsunami arrase con Nueva York, Barry no tiene más remedio que confesar a Irir que él es The Flash. Eso sí, antes ella le ha confesado que sus sentimientos por él van más allá de la amistad. Mucho más. Está enamorada de él y Barry siente lo mismo. Y sí, la magia de The CW surge en ese momento. Iris y Barry se dan su primer beso. 15 capítulos han tardado. Sólo Dawson tardó más tiempo que él en darle un beso a Joey. 

Ante tal tsunami de acontecimientos (nótese la ironía), es normal que Grant Gustin, el nuevo inquilino de las carpetas de medio mundo, quiera tomarse un respiro. La serie ya tiene fecha de final de temporada, 19 de mayo, y para llegar a ella en perfectas condiciones debe tomárselo con tranquilidad. Por mucho que sea The Flash, también necesita descansar. Lo de las bromas va por su cuenta pero, si no fuera por ellas, la serie no tendría cada vez más seguidores. Larga vida a The Flash.

Fotos: Gtres e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

Where everybody knows your name Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Hay series que marcan y series que hacen historia...

Ver resumen Ocultar resumen

A ver. El documental está bien. Convencional pero realizado con la excelente factura que Netflix suele garantizar. Pero lo mejor de La ciudad del miedo: Nueva York contra la mafia (documental sobre el auge y caída de la mafia en los 70 y 80, con una ciudad devastada por la inseguridad y la crisis), lo verdaderamente mejor, son las estampas de la época que nos muestra la tipología de los mafiosos, exactamente igual a la que hemos visto en películas como Uno de los nuestros o series como Los Soprano.

Páginas