Tarantino se niega a trabajar con el"pequeño hijo de puta" de Spike Lee

Podría tratarse de un asunto delicado, pues tanto Quentin Tarantino como Spike Lee son dos de esos directores de culto que cuenta con una legión incondicionales de fans, y posicionarse a favor o en contra de uno de ellos en redes sociales hay veces que no es la mejor de las decisiones. Tienen muchísimos seguidores de sus películas, aunque visto lo visto se puede decir que no el uno del otro. 

Y es que estos días el creador de películas tan geniales como Pulp Fiction (de la que hace poco supimos su cásting original) o Kill Bill arremetió contra el cineasta neoyorquino al llamarle "pequeño hijo de puta". ¿Y por qué? Pues hay que ponerse en antecedentes para saber qué ha llevado a Tarantino a decir algo así. 

Un pique que viene de lejos 

Todo arranca cuando sale a la luz Django desencadenado, otras de esas cintas aplaudidas del oscarizado cineasta. La cual, por cierto, fue un gran éxito de crítica y público. Aunque Spike Lee no estaba tan de acuerdo con la opinión generalizada y criticó la película por ser racista, y que volvía, como otras, a ser ofensiva con los afroamericanos que tuvieron la desgracia de padecer el esclavismo. 

Un directo a la cara de Tarantino que el creador de Reservoir Dogs no parece haber digerido aún, y que parece que se lo quiere hacer pagar a Lee. No creemos que queden para cenar, ni que vaya a saltar de alegría cuando el próximo febrero el fanático de los Knicks y del baloncesto en general (hizo una película con Ray Allen de protagonista) recoja su Oscar honorífico.

Y es que, Tarantino, que se encuentra en Brasil presentando su película The Hateful Eight (un western que tendrá a Samuel L. Jackson como protagonista), recibió una pregunta que le dio pie a soltar una andanada contra el director de Malcom X. Al ser cuestionado sobre si trabajaría con un director que trata los problemas raciales tan bien como Lee dijo que: "Jamás" lo haría. Y explicó el porqué: "Me quedan dos películas por hacer y no voy a perder el tiempo trabajando con el jodido Spike Lee. El día que trabaje con él será el más feliz en la vida de ese pequeño hijo de puta"

A lo mejor si le hubieran preguntado por Pedro Almodovar (al que tanto valora) otro gallo hubiera cantado, pero con Lee parece obvio que no ocurrirá en ningún caso. Con quien sí tiene interés en hacerlo es con una de las actrices con mayor prestigio en Hollywood como es Kate Winslet. La ganadora del Oscar a mejor actriz por su papel en The Reader es la que escogió entre aquellas intérpretes con las que no ha trabajado y si, pudiera, lo haría encantado.

Will Smith no quiso ser Django

Con quien tampoco ha trabajado aún es con Will Smith y con el que pudo hacerlo en Django desencadenado. De hecho, se filtró que fue la primera opción de Tarantino para el papel que luego interpretó Jamie Foxx, pero el actor que un día fue Alí asegura que no llegaron a un acuerdo por diferencias creativas.

En una entrevista con The Hollywood Reporter afirma que: "sentí que la única forma de enfocar la película era en el amor, no en la violencia. No creo en la violencia como reacción a la violencia. No puedo conectar con ella" Y así el espectador se quedó con las ganas de ver lo que podría haber sido un muy buen dúo. 

Fotos: Redes sociales/Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha hablado Bob Pop de su abuela Felisa, fan de Jimmy Somerville (The Communards) y muy aficionada al fútbol. Y ha contado una anécdota: el abuelo de Bob Pop apagaba la tele cuando perdía el Real Madrid, equipo del que era fanático, y su abuela Felisa se quedaba con las ganas de ver el partido. ¿Cómo lo solucionaba? Mediante una llamada de teléfono. Hay que escuchar a Bob Pop contar la historia completa, con su ternura y humor característicos.

Ver resumen Ocultar resumen

Primeras críticas al succionador

Páginas