Supervivientes: ¿Cuánto cobran los concursantes?

Telecinco

Ya están en Honduras los 16 famosos y conocidos que a partir de éste jueves lucharán en la décimo quinta edición de Supervivientes (si contamos también La Isla de los Famosos) por ganarse el pan. Bueno, quien dice el pan dice una vida llena de caprichos para algunos, porque las cifras a cobrar llegan hasta los 30.000 euros semanales, eso sí, sólo para una de las participantes.

Concretamente, la colaboradora de Sálvame, Mila Ximénez, es la que se lleva la palma en esta temporada del programa, y se llevará 5 millones de las antiguas pesetas cada semana que aguante en la isla. Y a esto hay que sumarle el jugoso premio que recibirá el ganador, con una cantidad cercana a los 120.000 euros que se llevó Christopher Mateo en la anterior edición.

El caché de Mila Ximénez ha bajado 10.000 euros a la semana respecto al año pasado porque en Supervivientes 2015 le ofrecieron a la sevillana 40.000 por cada siete días que estuviera en Honduras, pero, finalmente, no pudo ir en 2015 por problemas de salud.

Este año ha sido Luis Rollán el que se ha quedado en tierra por estos motivos.

Mila Ximénez es la concursante con más caché de Supervivientes 2016.

Sólo la socialité, Carmen Lomana, y la descartada, cuando ya estaba en la isla, Carmen Gahona, llegaron a la misma cantidad semanal que Mila Ximénez.

Se dice pronto pero es que sumando las 16 galas que tendrá el programa en 2016 podría hacerse la colaboradora con un botín de 480.000 euros, sin contar el premio final.

De 30.000 a 1.800 euros

La mitad que Ximénez, 15.000 euros a la semana, que tampoco está nada mal, se embolsarán: el también colaborador de La Fábrica de la Tele, Víctor Sandoval, el sobrino de María del Monte y ex marido de Chayo Mohedano, Antonio Tejado, y la ex niñera de la familia Pantoja, Dulce Delapiedra.

Para los demás concursantes de Supervivientes 2016 hará el programa se versión más low cost porque de ganar 6.000 euros semanales en la anterior temporada, cobrarán este año 2.000 euros; 1.800 en el caso de Miriam Saavedra, la novia del subcampeón del último Gran Hermano VIP, Carlos Lozano.

Miriam Saavedra, la novia de Carlos Lozano será la que menos cobre semanalmente en el programa.

Los 11 robinsones que se llevarán 2.000 a la semana son: El Dioni, conocido desde 1989 cuando siendo el jefe de la custodia de un furgón blindado (con cerca de 300 millones de pesetas en su interior) se dió a la fuga y vivió por todo lo alto durante dos meses hasta que la policía le detuvo en Brasil; Yurena, la antigua Tamara, hija de Margarita Seisdedos; la mediática neumática, Yola Berrocal; el ganador de Pasapalabra, Paco de Benito; la ex novia del futbolista Álvaro Morata, Carla García Barber; Suso, de Gran Hermano 16; Cristian y Steisy, de Mujeres y Hombres y Viceversa; los modelos Jorge Díaz y Mario D´Amico, y Mari Carmen, participante de ¿Quién Quiere Casarse con Mi Hijo?.

Todos vivirán una aventura cargada de competición, pruebas y convivencia y seguro que también, de ingenio para buscar comida y un lugar donde descansar tranquilos.

Los presentadores de Supervivientes 2016 ya están preparados.

Todo llegará el jueves a Telecinco de la mano, de nuevo, de la presentadora Lara Álvarez, y de Jorge Javier Vázquez y Sandra Barneda desde plató.

Fotos: Redes sociales, Telecinco y Agencia GTres Online.

Ver resumen Ocultar resumen

Están aquellos concursantes que cerraron el capítulo de la fama y rehicieron su vida como la de cualquiera, con sus vaivenes y sus aburrimientos y sus angustias y su estreñimiento o diarrea, según toque. O sea, la existencia de toda persona humana (que diría un cura de la Conferencia Episcopal) y, por ejemplo, irse a vivir a Málaga y olvidar que saliste en la primera edición de Gran Hermano gritando "¡quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza! ¡QUIÉN!".

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Páginas