Supervivientes: Christopher y Nacho Vidal ya están en la final

Telecinco - Diario a las 16:00-20:15

Cuando una gala de Supervientes se va más allá de las 02:30 horas es que ha sido intensa. Y la de este jueves, ha llegado sobrada a dicha hora. Uno de los motivos, sin duda, ha sido la sincera y sorprendente entrevista que ha concedido Chabelita en plató, minutos después de ser expulsada del concurso. Pero no olvidemos que esta gala era toda una semifinal y que hay 200.000 euros en juego. Casi nada. 

Los nervios, la tensión, la cercanía del final... Todo eso y mucho más se ha juntado en una gala que, a pesar de ser eterna, se ha pasado volada en muchos momentos. Y es que en las casi cinco horas que ha durado, ha habido tiempo para llorar, reír, emocionarse y felicitar. Sí, felicitar a Nacho Vidal quien, no sólo se ha cargado a la gran favorita a llevarse el reality, Chabelita, sino que también ha sido el primer finalista, tras ganar la última prueba de líder de esta edición. 

Lo que son las cosas, ¿verdad? Lejos queda aquel Nacho Vidal desquiciado que quería irse sí o sí de Honduras. Desde hace semanas ha vuelto a ser el mismo, el público le ha mostrado su apoyo y le ha dado sus votos, convirtiéndolo en el mayor candidato a relevar a Abraham García, ganador de 2014

Christopher, la gran revelación

Su gran rival por los 200.000 euros, a priori, será Christopher Mateo, quien ha ido subiendo enteros semana a semana. De momento, el artista de la familia Mateo, es el segundo finalista, tras librarse de las nominaciones de sus compañeros. Serán Rafi Camino y Rubén quienes se jueguen el último puesto en la final. El torero, tras ser nominado por Christopher y el propio militar, y éste tras ser elegido por Nacho Vidal y su eterno Pinto Pinto. La suerte sonrió esta vez al tróspido. 

No obstante, y como ya han confesado los cuatro finalistas (todos hombres, por cierto), se sienten ganadores con haber llegado allí. Y es que Supervivientes, como se ha visto este jueves, ha sido más que una convivencia extrema. Ha dejado momentos imborrables para el público y, obviamente, para los concursantes. Especialmente emotivos los de la última gala de jueves de la edición, en la que los familiares les han visitado, aprovechando que ya estaban en Madrid. 

Así las cosas, Dulce ha conseguido hacer llorar a Chabelita, lo que no logró Alejandro en su día. Mal asunto. Un reencuentro que ha sido la antesala de la expulsión de Isa. 81 días de concurso que suponen un nuevo récord en el clan Pantoja, anteriormente establecido en 36 días por Kiko Rivera. 

Momento fraternal

Quien no ha hecho ni amago de llorar ha sido Rafi Camino, al recibir a su madre, más pendiente de Jorge Javier que de su hijo. Todo lo contrario que María Luisa, la madre de Christopher, quien ha llorado como si no hubiera un mañana al ver sus dos hijos, abrazados en el barro. Sí, Rafael, el tróspido hermano de Chris, se ha lanzado al barro por su hermano y se han fundido en un abrazo fraternal que ha emocionado incluso al más duro. 

Y como de padres iba hoy la cosa, Rubén y Nacho también han tenido su ración. El militar, con la deliciosa visita de Joaquín, su padre, quien no paraba de repetir lo orgulloso que estaba de él, con lágrimas en los ojos. El orgullo de padre estaba personificado en Joaquín este jueves. Aunque la madre de Nacho no se le quedaba atrás. Y es que ella ha sido una de las grandes defensoras de su hijo en plató, algo que no siempre ha sido fácil. 

El actor porno se lo ha agradecido con un pase directo a la final, a los pocos minutos de separarse. Está por ver si el barcelonés completa el agradecimiento, llevando a casa un maletónd e 200.000 euros o si se queda a las puertas. Sea como sea, pocos contaban con que en la final no estuvieran nombres como el de Suhaila, Fortu o Chabelita. Si ha saltado tantas veces la sorpresa, ¿por qué no hacerlo en la final? La respuesta, el domingo. 

Fotos: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Están aquellos concursantes que cerraron el capítulo de la fama y rehicieron su vida como la de cualquiera, con sus vaivenes y sus aburrimientos y sus angustias y su estreñimiento o diarrea, según toque. O sea, la existencia de toda persona humana (que diría un cura de la Conferencia Episcopal) y, por ejemplo, irse a vivir a Málaga y olvidar que saliste en la primera edición de Gran Hermano gritando "¡quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza! ¡QUIÉN!".

Páginas