Stark, Lannister o Baratheon: ninguna casa se libra de la muerte en Juego de Tronos

Si hay algo que ha caracterizado a las cuatro temporadas de Juego de Tronos es que ningún espectador pueda coger excesivo cariño a los personajes. Nunca se sabe quién será el siguiente en morir. Y es que desde el inicio con aquel explorador de la guardia de la noche, que es ajusticiado, se vio bien que la muerte iba a ser el ingrediente principal de la obra de HBO. Y han sido muchas las personas que han perecido y son aún más las que se espera que lo hagan a partir del próximo día 13 de abril, cuando arranque la quinta temporada.

La forma de dejar este mundo han sido variadas: envenenados, con la cabeza cortada, traicionados, coronados o hechizados. Si bien, siempre hay fallecimientos que sobresalen por encima de otros. El primero, y que tuvo lugar en el final de la primera temporada, fue el de Ned Stark.

Ser de Invernalia y ser asesinado, casi sinónimo

El señor de Invernalia y mano del  Rey Robert Baratheon (que también murió poco antes en una cacería)  fue decapitado por orden del nuevo rey Joffrey. El descubrir que el nuevo ocupante del trono de hierro  fuera fruto de un incesto entre hermanos Lannister, fue lo que le llevó a que su cabeza fuera insertada en una pica en Desembarco del rey.

Otra de aquellas muertes que impactaron por inesperadas fue la de Kahl Drogo. Parecía un hombre indestructible y quien llevaría a Daenerys a ocupar el trono. Pero una infección tras un corte en una lucha se lo llevó. Antes él coronó con oro al otro Targaryen vivo. Viserys quería ser rey y coronado murió.

Pero la madre de todas las muertas fueron las de la Boda Roja. Si hay un capítulo para recordar fue este, que casi echaba el cierre a la tercera temporada. Los Stark, siempre han estado marcados por la tragedia, pero en esta ocasión se llegó a un nivel mayor.

La sangre de Robb Stark, la de su mujer Talisa Maegyr (que estaba embarazada de un nuevo Stark) y la de su madre Catelyn Tully que asistía traumatizada al festival de sangre corrieron en aquel salón. A ella cuando le cortan la garganta ya se la ve muerta tras caer Robb.

Otro tipo de muerte vista en Juego de Tronos ha sido la provocada por hechizo. Así es como falleció Renly Baratheon víctima de un conjuro de la bruja roja, a petición de su hermano Stannis. Una sombra oscura fue quien le quitó la vida.

La de Joffrey fue la muerte más esperada

Y para oscuro y siniestro Joffrey Baratheon. Quizá sea la muerte deseada por muchos seguidores. Un tipo sin escrúpulos, cobarde y capaz de hacer el mal por mero placer. Acabó envenenado el día de su boda, en una conspiración de Meñique con la abuela de los Tyrrel que dejó en fuera de juego a los Lannister, que culpan a Tyrion. Que no fue quien acabó con su sobrino, pero sí lo hizo con su padre. Harto de ser maltratado por Tywin, lo mató mientras éste se encontraba en el baño. Una muerte indigna de un tipo que se creía invencible.

 La cuarta temporada nos dejó otras muertes impactantes, sobre todo por la forma. Y es que Meñique lanzara al vacío a Lysa Tully, por la puerta de la luna fue más que llamativo. Y casi sin calificativos se queda la muerte Oberyn Martell, que combatió en un juicio por Tyrion. Su cabeza reventada por La Montaña es quizá la escena que hizo girar la cara a más espectadores. Ahora arranca una nueva temporada y ya se admiten apuestas sobre quiénes serán los siguientes.

Fotos: HBO, Imdb, Tumblr, Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Sustituye a Sandra Oh y Andy Samberg

Ver resumen Ocultar resumen

Más de medio siglo después, el legendario abogado Perry Mason volverá a televisión de la mano de HBO 

Una de las series más aclamadas de mediados de los 50 que, durante nueve temporadas, convirtió a Raymond Burr en uno de los iconos televisivos del momento. 

El eterno retorno televisivo. Ya se sabe-

Ver resumen Ocultar resumen

Courteney Cox ha compartido una foto junto a Matthew Perry

Páginas