Sin Identidad 2x12: Enrique ajusta cuentas, pero sufre la ira de María

Antena 3 - Martes a las 22:40

María, en el capítulo anterior de Sin Identidad, había sucumbido a los encantos de Juan. Ella que se creía capaz de todo y que nada le podía afectar, de cara a poner en marcha su venganza y acabar con los Vergel (lo que incluía a su ex)  vio como tuvo una debilidad. Se había dejado llevar por su corazón, por los sentimientos que le despierta Juan y había demostrado sus flaquezas.

Y lo peor es que eso había dejado a Pablo con el corazón roto, y además, en una situación de peligro después de que Enrique diera con la detective que hicieron pasar por Mercedes Dantés. Después de poner fin a la vida de ella, le iba a llegar el turno a él. Y Álex tenía encomendado hacerlo. Conociendo su extrema eficacia, Pablo tenía mucho que temer. Por eso intentó buscar refugio en María, sin hallarlo, y en sus colegas de los servicios secretos.

María sabe que Juan no es alguien en quién creer 

Por eso, ahora María se encontraba sola en su venganza, siempre y cuando quisiera seguir con ella. Y sí, decidió hacerlo porque al final ese amor que veía aflorar de nuevo con Juan acabó en decepción.  La mano derecha de Enrique siempre ha dicho quererle, pero él ama mucho más su estatus. Y eso se lo garantiza Helena. Así que le ofrece ser su amante; algo que ella toma como la mayor ofensa posible.

Juan que estuvo a punto de hacer que dejara de lado su venganza, le iba a hacer que la retomara con más fuerza. Se armó de valor y le tendió una trampa a Juan que acabó provocando su ruptura con Helena y su caída de nuevo a los bajos fondos. Iba a empezar a desatarse para de la venganza de María.

La venganza empieza a salpicar a muchos 

Mientras Enrique, que habló con Pablo (éste al final no entregó a María, sino que le hizo creer un bulo que le alejaba del peligro) ya sabe que tiene enemigos muy duros. Y descubre también que Amparo es quien quería envenenarle.

Otro hubiera ido a la policía, Enrique no. Él iba a montar toda una escena casi teatral en la que humilla a Amparo, pidiéndole que se desnude, y al final hace aparecer a Bruno. Por cierto, es una de las escenas más brillantes hasta la fecha de Sin Identidad. Puro dramatismo y la maldad de Enrique brotando hasta salpicar al espectador.

Además, Enrique iba a descubrir algo más: que Enrique, su fiel y hombre leal, le ha traicionado. Le ha robado dinero y para él ya está muerto. La información es de María, que junto a Pablo (ha vuelto para ayudarle en su venganza) ha decidido comenzar a soltar bombas para todos. A Álex, que tanto ha tenido que ver en la caída de Amparo, también le llega su amenaza con el vídeo en el que se ve que participó en la muerte de Francisco.

María ha decido atacar lo más rápido posible y ya no tiene miedo. El último ataque es el más fuerte, y cómo no apunta a su tío Enrique que va a ser investido ministro. ¿Quién podría estar muy dolido por eso? Sí, el ministro saliente y es a él a quien van a hacer llegar los tejemanejes del capo de los Vergel. La tumba de Enrique ha recibido la primera palada. 

Fotos:Atresmedia 

Ver resumen Ocultar resumen

Lo que en 1992 supuso el boom de la prensa amarilla, se ha convertido en lo normal 25 años después

Páginas