Sin Identidad 2X06: María no tiene más opción que vengarse

Los niveles de intriga, de acción, de ritmo y de encogerle el alma al espectador que está alcanzando Sin Identidad en esta segunda temporada van subiendo capítulo a capítulo.  En esta sexta entrega el espectador ha vivido el episodio agarrado al cojín del sofá; en parte temeroso ante lo que veía, incrédulo con lo que sucedía y al final casi con las lágrimas en los ojos.

En la anterior entrega la muerte de Curro salía a la luz de todos, Enrique empezaba a verse ante las cuerdas aunque al final la campana le salvó de que Pablo y María hicieran efectiva su venganza. De hecho, ella al final comete una torpeza que casi le delata, se pone en peligro por proteger su maleta y al final se ve obligada a mostrar su adicción a los opiáceos.

Y Enrique seguro que está dispuesto a usarlo a su favor. Al menos, ahora, María cuenta con la complicidad de su padre; quien ya sabe que ella no ha perdido la memoria si no que trama una venganza contra los Vergel.

Un atentado de una mente enferma

Y así es como se retoma el sexto capítulo de Sin Identidad con María apoyada en su padre o con Enrique desconfiando de todos como siempre. Y ahora centra su atención en Francisco. Por ello, pide a Álex, su guardaespaldas y chico para todo, que pinche el teléfono a al ex juez del Supremo.

Poco después de que comiencen a seguirle de forma estrecha consiguen resultados. Sí, Francisco está hablando por teléfono y confiesa que van a ir a por los Vergel.  La otra parte implicada en la conversación (que es María) es desconocida para Enrique. Pero al secretario de Estado no le tiembla el pulso y ordena hacer desaparecer a Francisco.

Por ello, Álex casi como el buen perro que es obedece las órdenes de su jefe y ya tiene claro que tendrá que matar al padre de María. Le falta saber cómo y en qué momento.

Mientras Amparo, otra de las espinas que le ha salido al cabeza de los Vergel sabe ya la contraseña que tiene en su ipad y lo puede usar contra él. Sobre todo porque sigue pensando que quiere que se separe de Bruno o en el peor de los casos quiere matarla.

Es de esta forma, como descubre que Enrique no llega tarde a casa algunos días porque tenga una amanta si no porque acude a un neurólogo. El cual, por cierto, le certifica a él que tiene una enfermedad ya muy avanzada. Amparo aún lo desconoce.

Amparo tiene mala conciencia y mucho temor

Quién sí sabe que tiene que ejecutar su plan es Álex, que decide poner una bomba que se cruzará en el camino de Francisco. Comete tal torpeza que la bomba acaba matando a la mujer del ex juez y dejando herida a su hija pequeña. A él lo manda a la UCI en estado muy grave. Toda una chapuza.

María lo ve todo, queda en shock al ver la explosión y se derrumba aún más en el hospital cuando ante sus ojos acaba falleciendo su padre. Justo ahora que volvían a estar unidos.  Y para colmo Pablo ha visto en un vídeo que Álex estaba en la zona de explosión.

Por esto, pese a que ella fuera a renunciar a la venganza contra los Vergel ahora no tendrá otra opción que liquidar a Enrique. 

Ver resumen Ocultar resumen

Homenaje a una canción que ha resurgido como nuevo himno insurreccional. La casa de papel ha convertido este vieja pieza partisana en fenómeno global. Y, sí, más allá de su belleza musical, es una canción de alto voltaje izquierdista.

Por mucho que Santi Abascal la pinchara en su celebrada sesión de DJ en el antiguo Pachá cuando convocó a la juventud rojigualda a Cañas por España y acudió allí la mismísima Victoria Federica, hermana de Froilán.

Ver resumen Ocultar resumen

El resultado sería esta fantasía

Páginas