Sin Identidad 2X04: Los Vergel ya siguen de cerca a Mercedes Dantés

Después de que María fuera sometida a la cura del sueño un nombre se ha instalado en el pensamiento de Enrique Vergel casi hasta a ser obsesión; el de Mercedes Dantés (que tan desconocido le parece y que tan cercano es).

Así que decide confiar en alguien de máxima confianza; su hijo Bruno para que descubra quién se esconde tras ese nombre que María pronunciaba continuamente en sueños. Él, por su parte, obtendría la confianza de su padre y el dinero que verá también si se divorcia de Amparo. Dispuesto a ello ya está.

Mientras Pablo y María siguen dando pasos en su elaborado plan de venganza. Le hacen llegar un nuevo mensaje a Enrique. Se hacen pasar por Curro y le facilitan unas coordenadas para que acuda a la cita. El encuentro sería cerca de Jaén. Y allí ponen rumbo el patriarca de los Vergel y su guardaespaldas.

El juego acaba de arrancar

Cuando llegan al punto indicado se sorprenden de que sea una carretera, casi en la nada, pero pronto se dan cuenta de que hay algo allí. Descienden hacia el  bosque atraídos por el hedor  y allí tirado, muerto, en descomposición se encuentra Curro. Momento que aprovecha Pablo para dar el aviso a la Guardia Civil. Enrique sale del lugar despavorido como si hubiera visto un fantasma.

El juego con él no ha hecho más que empezar y, después de su travesía, le hacen llegar una nueva misiva. Esta vez no quieren dinero, ni siquiera un encuentro. Buscan que Enrique deje su cargo político y presente la dimisión. Eso o la prensa descubrirá las comisiones millonarias que se lleva. A la par Bruno sigue intentando encontrar Mercedes Dantés. Llama a todas las puertas pero sigue sin obtener respuestas.

Quien también da signos de nerviosismo es Juan, que desde el retorno a la vida de María se cuestiona toda su realidad actual. Incluido su futuro matrimonio. El encuentro con su ex tiene gran parte de culpa.

María comprueba en ese encuentro que Juan le miente, y que tal vez oculte algo. Por eso se pone en contacto con Amparo, quien anda siendo más hermana de ella en las últimas fechas, para que ella le cuente la realidad de su relación (vale que ella lo sabe pero no está de más que se lo corroboren). Amparo, parece que está comenzando a alejarse del clan Vergel y busca un acercamiento con su hermana.

Luisa y Amparo o dos maneras de afrontar una realidad

El hecho de que se vea alejada de todo por Enrique, que tenga un marido como Bruno sin personalidad y que su relación con Luisa resulte un imposible le hacen ver que su futuro puede estar fuera de la casa Vergel.

Así que mientras las aguas continúan revueltas en la casa de los Vergel, Bruno sigue intentando hallar a Dantés. Y por fin, da con una pista que puede tener valor. Un número de teléfono. Llama al telefóno y es de María, que no lo coge, por supuesto.  Pablo y María, que acaban de sortear una trampa de Enrique y que han tenido cerca su dimisión (Se niega a irse de su puesto) ven que es muy probable que acudan a la casa que está a nombre de Mercedes.

Y así es, el guardaespaldas de Enrique y su hijo acuden raudos al piso. Lo inspeccionan pero allí no hay nadie; aunque parece que no hace mucho que se marcharon. Pablo les observa a través de una cámara. En el último momento, Bruno ve algo. Hay un cartel de ‘Se alquila’ y allí también se encuentra la esquela de María Fuentes. ¿Qué hace allí? Una pista para los Vergel. El juego entre todos no ha hecho más que arrancar. 

Fotos: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Física o Química, Los hombres de Paco, Yo soy Bea, Nada es para siempre... ¿Te acuerdas de las canciones de estas series (y +)? Hagamos repaso de esos temazos épicos.

Ver resumen Ocultar resumen

Ni República Dominicana ni las costas portuguesas ni Londres ni Roma ni nada. O sí. Pero de otra manera. El caso es que Manuel Bartual, historietista y creador de relatos tuiteros de impacto, ha imaginado un destino diferente para el Rey Emérito. Y tiene una inspiración televisiva evidente. Claro. La casa de papel. Cómo no.

La verdad es que lo del rey Juan Carlos I saliendo de España por sorpresa ha dado para mucho chiste.

Salvo en el caso de la opinancia monárquica que está indignada.

Pero ese es su problema.

Páginas