Siete presentadores que, como Carlos Lozano, deberían volver a la televisión

Tras su paso por la casa vip de Guadalix de la Sierra, Carlos Lozano ha sido confirmado por Mediaset como nuevo presentador de Granjero busca esposa. Quien fuera 'chico Almodóvar'  anduvo un buen tiempo alejado del primer plano del panorama catódico español. 

Tras haber sido presentador de Operación Triunfo (y conocer su mayor éxito) le llegó una época de ostracismo. Hasta tal punto que tuvo que hacer las maletas y poner rumbo a Perú. En enero recibió una llamada de Telecinco y consiguió llegar a la final de GH VIp, lo cual se convirtió en su pasaporte para ser otra vez un rostro habitual en la televisión. 

No ha sido el de Lozano el único regreso a la tele por la puerta grande. Y es que si este año ha habido un fenómeno televisivo ese ha sido Bertín Osborne. El andaluz regresó a la tele pública, con un formato de entrevistas pausadas, y alcanzó el éxito más absoluto e imprevisto. 

Tal fue el apoyo de la audiencia, que no tardaron en llegar las ofertas. Y al final, oyó los cantos de sirena provenientes de Mediaset, en forma de fuerte inyección económica. Un desembarco en Fuencarral que se inició con pinchazo, pero que viró en el segundo capítulo para ser el líder del prime time de los martes. 

Así que visto los dos anteriores ejemplos, se puede confirmar aquello de que los presentadores veteranos están de moda. Así que quizá los directivos de las televisiones podrían echar un ojo al pasado e intentar tirar de aquellos rostros, que hace más de una década descubrieron todos los secretos de la tele, para relanzar el share de sus cadenas. Desde Zeleb TV hacemos un listado con algunos de los rostros que rescatar. 

Agustín Bravo

Agustín Bravo con Chiquito de la Calzada

Fue uno de los nombres -como tantos otros- que debutó con Jesús Hermida, allá por 1989. Aunque la fama le llegó junto a Carmen Sevilla  en el Telecupón en Telecinco. Antes lo había presentado con Belén Rueda, aunque pocos lo recuerden. Su éxito le conviirtió en un habitual de las galas de televisión . Aunque en los últimos años ha estado alejado de las grandes cadenas. Ahora trabaja en la Cadena Cope. 

Alicia Senovilla

Era la reina de las mañanas de Antena 3. Llegó casi sin hacer ruido y se convirtió en una de las estrellas de la cadena de San Sebastián de los Reyes. Pero, de pronto, sin tiempo a pensar en su propio éxito pasó al olvido. La tele nacional le obvió y encontró hueco en Castilla La Mancha. En los últimos tiempos ha sido crítica con Belén Esteban, lo cual le hizo volver al primer plano. 

Andoni Ferreño

Fue el gran televisivo de la televisión de los 90. Una cara muy habitual de Telecinco, donde compartía escenario con Arancha del Sol o Natalia Estrada (y otras reinas televisivas de los 90). El presentador vasco pasó por TVE, Telecinco y Antena 3. Era casi sinónimo de éxito, pero tanta exposición en televisión acaba desgastando. Su nombre dejó de ocupar los grandes carteles y desde hace diez años es más habitual verle pisar las tablas de los teatros. Ahora anda de gira con El clan de las divorcidas.

Belinda Washington

La fama le llegó junto a Chapis en el mítico ¡Qué me dices! de Telecinco. Tanto que se convirtió en uno de los rostros estrella de Mediaset. Después acompañó a los españoles en la sobremesa con 'De domingo a domingo': un formato para las tardes de domingo . Un contenedor que incluía desde actuaciones de boy bands hasta las jornada de Liga. 

Antonio Hidalgo

La fama de este presentador es posterior a la de otros rostros como Andoni Ferreño o Agustín Bravo. En su caso, le llegó al ser colaborador en el programa de Ana Rosa Quintana, Sabor a ti. Su desparpajo -se atrevía a cantar- le valió  convertirse en copresentador del programa y en una de las caras más reconocidas de la televisión a finales de los 90. Después le llegó la aventura en solitario (le sustituyó Jaime Cantizano) por distintas cadenas. Sobre todo en regionales como la televisión de Murcia. 

Ana García Lozano

Su rostro se convirtió en una de las cara de Telecinco mediados los 90. Con Ana (así se llamaba su programa) dio mayor popularidad a los talk show. El programa diario en las tardes de Telecinco se convirtió en todo un referente y un éxito que fue precursor de otros formatos similares. Su trabajo en Mediaset finalizó en 1999 y desde entonces ha sido más habitual escucharla en la radio que verla en la tele: con excepciones como una incursión en Cuatro o en TVE. 

Jaime Bores

Se dio a conocer a nivel nacional aún siendo presentador de Telemadrid, porque en Crónicas marcianas (ese late night que marcó una época) le deicaban algún que otro dardo. Era el yerno ideal para las madres y el nieto ideal para las abuelas. Tanto que TVE no dudó en darle un programa en sus tardes.  Tras conocer el éxito decidió apartarse del primer plano televisivo, aunque en 2012 regresó al panorama catódico. 

Fotos: Twitter/instagram/RTVE/Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

"Se puede amenazar con palizas pero no enseñar un pezón. Bravo"

Ver resumen Ocultar resumen

A principios de 2020, todo eran buenas noticias para Donald Trump.

Apuntaba a arrasar en las elecciones de noviembre, su índice de popularidad estaba por las nubes, la tasa de paro en Estados Unidos era histórico y, sobre todo, su país no era el epicentro de muerte y contagio de la mayor pandemia del siglo XXI. 

Y de repente, un chino se come un murciélago y medio año después, Donald Trump es doblado en un montaje sublime con la voz de Chiquito de la Calzada. 

Páginas