Rompiendo una lanza en favor de Wayward Pines y Shyamalan

Recientemente, se confirmaba una noticia aplaudida por muchos, no entendida por otros pero tajante y definitiva: Wayward Pines no tendrá segunda temporada. El thriller serializado del autoproclamado rey del suspense (aunque no siempre lo consiga), terminará con el décimo capítulo de su primera y única temporada.

Y lo hará con la conciencia tranquila por haber resuelto las dudas generadas en la trama, por una audiencia modesta pero fiel y por demostrar que no siempre es necesario exprimir un producto hasta desvirtuarlo por completo. 

Dicho lo cual, desde ZelebTV queremos romper otra lanza en favor de Wayward Pines y situarlo, ya no como un guilty pleasure veraniego, sino como una serie de cierta calidad argumental y de algunas interpretaciones soberbias. 

No abandones Wayward Pines

Para quienes no la hayan visto, la trama gira en torno a Ethan Burke (un Matt Dillon plano como un folio), un agente del FBI que es enviado a Wayward Pines a investigar la desaparición de dos compañeros suyos. Todo cambia tras sufrir un accidente con su coche, y despertar en el interior de este misterioso pueblo, que oculto más secretos de los que nadie podía esperar. 

A partir de ahí (ojocuidao, spoilers), que si no hay grillos en Wayward Pines, que si llevo aquí 12 años cuando yo te ví hace cinco semanas, que si una valla cubre todo el pueblo, que si han pasado 2.000 años y somos los únicos habitantes que quedan en La Tierra. Pues eso, misterios, preguntas y, sobre todo, unos clifhangers a la altura de la mítica Perdidos. 

M. Night Shyamalan ha sabido dar su toque personal a una serie que, en dos meses de emisión, ha mantenido unas audiencias medias cercanas a los 4 millones de espectadores. Pero que más allá, ha generado un fenómeno fan importante. Casi tanto como el de críticos que no han terminado de dar con la tecla de la serie. 

Pam y Pope

Una tecla que gira en torno a una trama complicada de entender pero que se va explicando a medida que pasan los capítulos. Pero, sobre todo, en torno a varias personajes que son los que, realmente, mueven el cotarro en Wayward Pines. Hablamos de Pam, magistralmente interpretada por Melissa Leo, y el Sehriff Pope, en este caso Terrence Howard. 

En el caso de Pam, la pluriempleada de la localidad, desde un principio se ve que es más de lo que parece y pasa por ser el personaje más interesante de la serie, con diferencia. Y lo es porque el bueno de Pope, al que vemos degollar a Juliette Lewis sin compasión alguna, también fallece al tercer capítulo. Una pena porque el psicótico sheriff, obsesionado con los helados, apuntaba a MVP desde su primera aparición. 

Matt Dillon, el héroe impertérrito

Pero claro, el héroe de la serie es Matt Dillon y había que darle bola y el puesto de sheriff, tras cargarse a su sucesor. Es en ese momento en el que se empiezan a contestar las preguntas y todo empieza a cobrar algo de sentido. Que no demasiado. Eso sí, el justo para que la serie alcance un nota aceptable, aunque no entre en el cajón de series a recordar o a revisar. 

Además, suma puntos el hecho de que no quieran estirar una trama que, en realidad, no da para más. La trilogía de Blake Crouch, en la que se ha basado la serie, ha sido condensada en estos diez capítulos. Una segunda temporada sería algo completamente nuevo. Es más, se barajaba coger actores diferentes, más que nada por lo complicado de volver a juntar a los de la primera temporada. 

Todo ha sido descartado. Guste más o menos, Wayward Pines se irá con la cabeza alta, la sensación del deber cumplido y un nutrido grupo de millones de personas satisfechas con el sabor de boca que ha dejado la nueva aventura de Shyamalan, en el que no pocos habían perdido la fe hace tiempo. Dicho lo cual, confiemos en que la season finale responda las preguntas que aún están en el aire. De no hacerlo, la nota cambiaría a un suspenso rotundo. 

Fotos: FOX

Ver resumen Ocultar resumen

El año 2019 toca ya (casi) a su fin y es tiempo de echar la vista atrás y recordar qué ha sido lo más visto del año. En cuanto a las nuevas series estrenadas durante este año en los canales de pago de Estados Unidos, la ganadora es una: Watchmen. Según Variety, la nueva ficción de HBO se ha convertido en la reina de este 2019 (sin llegar a superar, eso sí, los datos de audiencia conseguidos por la última temporada de Juego de Tronos, que conste) y sus cifras son dignas de ser resaltadas.

Ver resumen Ocultar resumen

Desde su nacimiento en 1968 a su disolución definitiva en 2018

Páginas