Qué mal lo pasó Pilar Rubio para batir su marca de apnea en El Hormiguero

Pilar Rubio ha demostrado con frencuencia que es de las que no se amedrenta ante cualquier reto, por complicado que sea. Hablamos de las pruebas físicas a las que se ha sometido con asiduidad como colaboradora de El Hormiguero.

En la noche de este jueves la presentadora se convirtió en trending topic por su arriesgado reto. Su objetivo era superar su propia marca sin respirar debajo del agua. 

Rubio demostró que de pulmones va tan sobrada que podría hacer un maratón, si lo que importa es la resistencia. Pablo Motos que recibía y entrevistaba al nuevo presentador El Transistor de Onda Cero, José Ramón De la Morena, le motivó al reto y ella lo hizo.

ADEMÁS: Twitter estalla contra Pablo Motos por su entrevista a Rajoy

Lo pasó mal

Eso sí, como ella misma ha reconocido en redes sociales le costó mucho, hasta el punto de que hubo momentos de tensión en el plató de Atresmedia. 

La popular presentadora había situado su récord anterior en dos minutos y 13 segundos. Tiempo que logró supuerar; y cuando ella llegó a esa cifra Pablo Motos le invitó a que siguiera al menos hasta los dos minutos y medio.

Le costó, pero lo batió

Marca a la que acabó llegando. Y donde se detuvo. Abandonó la piscina, casi sin aire, respirando de forma acelerada y recibiendo un abrazo y un beso del presentador que quería reconocer, con ello, el gran esfuerzo que acababa de hacer.

Tras ello, algunas voces se alzaron para criticar al presentador, y más cuando Pilar reconoció (le costaba hablar) que a partir del minuto y medio creía que no podía aguntar y que incluso tuvo la sensación de conlvuilsionar.

ADEMÁS:  El mejor verano de Pilar Rubio

Lo que sí desmostró Pilar Rubio es que es de las que no temen superar sus límites, por muy complicados que parezcan. 

Fotos: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

"Mira, te comento..."

Ver resumen Ocultar resumen

Compartido y viralizado por Chrissy Teigen

Ver resumen Ocultar resumen

Que el cambio de canal le ha sentado de maravilla a Pasapalabra, es un hecho. 

Que a Roberto Leal le sienta de maravilla el formato, no así el juntarse con infectados de coronavirus, también lo es. 

Ahora, lo que también es innegable es que los responsables del público son auténticos agentes del caos que alucinaron con el Joker de Joaquin Phoenix. De no ser así, no se entiende el aspecto de psicópatas que tienen los espectadores que acuden al plató, con las mascarillas que les han dado. 

Páginas