Personajes de Juego de Tronos que seguro que deseas que mueran

Tiene Juego de Tronos y su creador George R. Martin, en este caso en colaboración con los guionistas, de quitar de en medio a quellos personajes que se les va cogiendo cariño. Un  error de principiante es tomarse muy a la tremenda las muertes. Quizá la de Ned Stark pudo pillar en frío a más de uno, pero ya con el trascurrir de los episodios y temporadas cualquiera se espera lo peor.

Eso sí, parece que no suele pasar lo contrario. Aquellos  malvados, sanguinarios y que hacen el mal por el mal suelen correr mejor suerte. Vale, hay excepciones pero son muchos los fans de la historia de los Siete Reinos que querrían que la suerte de Robb Stark u Oberyn Martell la corrieran otros.

Y siempre hay preferencias; es necesario elaborar una lista de aquellos que merecen un cruel final. Primero Cersei. Es cierto que en el último capítulo de la quinta temporada su penitencia puede ablandar al más duro; pero no hay que olvidar todo lo que ha conspirado y a todos lo que ha matado. Además, de que su personaje empieza ser un tanto aburrido.

Ramsay Bolton toma el testigo de Joffrey como malo oficial

Pero para malo, malísimo a eliminar está Ramsey Bolton. Hasta el propio Iwan Rheon que da vida al actor desea que tenga un final al menos tan cruel como él ha propinado a tantos otros. Deshollinarle sería una respuesta adecuada a sus actos.

Un personaje que puede levantar controversias a la hora de finiquitar sería Melisandre. La bruja roja ha hecho tanto mal  que quizás merezca arden en una pira, pero tal vez sea útil para hacer algo con Jon Nieve. Hay demasiada gente que no renuncia al verle revivir y ella y su magia podrían obrarlo.

Es un poco radical querer que un niño desaparezca de Poniente, pero es que ha conspirado para matar al Lord Comandante de la Guardia de la noche. Daría un poco igual, si ese no fuera Jon Nieve. Hacer que acabara así merece un castigo. Al menos que pelee contra uno de esos niños zombies que se vio en Casa Austera. Y esperemos ver cómo responde Alliser Thorne cuando lleguen los caminantes. Usó a un niño para matar a Jon y él merece un final ahí en la nieve.

Los traidores merecen un castigo

Y alguien que nunca llega a las manos con nadie, pero que siempre está en la sombra buscando el beneficio propio es Meñique. Si durante un tiempo parecía similar a Varys, en esta quinta temporada parece haber cambiado.  El primero volvió a traicionar a alguien (esta vez Sansa) para su beneficio propio. Mientras que Varys ha buscado un bien común. Meñique podría acabar en manos de los gorriones y nada le dolería.

Por cierto, si a alguien le cae bien el Gorrión Supremo es para que se lo haga mirar. Un líder que pretende coartar la libertad de todos también merecería un final cuanto antes. Y es que si no van a convertir Desembarco del Rey en un claustro de monjas.

Alguien que tampoco dolería verla desaparecer es a Arya; y es que su paso por la quinta temporada no ha podido ser más aburrida. Aunque tal vez sea salvable por cómo ha comenzado a acabar con los nombres que aparecían en su famosa lista. Meryn Trant está hecho, ahora le quedan otros. Si sigue así que continúe. 

Foto: Twitter, HBO, Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

Indignación en Twitter tras lo dicho por Unidas Podemos y recogido a través de las redes sociales por la periodista Esther Palomera. Según la cronista política, la negociación entre los de Pablo Iglesias y el PSOE "no avanza". Todo después de que en Podemos sostengan que, en 48 horas, "salvo buen tono, el PSOE no ha dado ningún paso, sólo han ofrecido responsabilidades simbólicas y transmiten que no están dispuestos a compartir gobierno".

Ver resumen Ocultar resumen

Arturo Pérez-Reverte recomienda peli de HBO y la propuesta no pinta nada mal. "Ayer vi Brexit, con Benedict Cumberbatch, mi admirado Sherlock Holmes moderno", dice el escritor, "y aterra pensar en manos de quiénes estamos".

Ver resumen Ocultar resumen

Lo dijo Carlos Herrera en febrero de 2016. Que si Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, por aquel entonces, llegaban a un pacto de gobierno y se formaba un Ejecutivo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, él pedía asilo en Somalia. Que antes que un acuerdo entre partidos de izquierdas a él le parecía "más placentero" pasar el resto de sus días en las playas de Somalia y que, si ese Gobierno de coalición se producía, pondría tierra de por medio.

Páginas