Películas que parecían un bodrio y luego fueron buenas

Es muy común recordar aquellas películas, a las que se va a ver con muchas expectativas al cine y se sale tan disgustado y decepcionado, que dan ganas de no volver a pisar uno en mucho tiempo.

Pero, por raro que pueda parecer también suecede lo contrario. Es decir, algunos filmes en los que creían el director y pocos más acaban siendo éxitos en taquilla. El público las recibe con los brazos abiertos; y la crítica se rinde o al menos no afila los cuchillos en demasía con ellas. 

Uno de los claros esjemplos es El proyecto de la bruja de Blair; una cinta que nació con un presupuesto pequeño y alejada de las grandes distribuidoras, pero que acabó siendo un éxito mundial. Y eso que la idea de una chica con una linterna, corriendo por el bosque, no parecía la más atractivo posible. 

También respondió mucho mejor de lo esperado Toy Story 3; aunque en su caso contaba con el gran respaldo de Pixar. Para muchos, las dos primeras películas de la historia cerraban ya la trama; y temían que una tercera dañara el buen recuerdo. No fue así, si no que fue éxito en taquilla y público. 

No había muchas esperanzas puestas en ellas

Y es que Pixar es especialista, también, en sorprender con filmes que parecían que no iban a ser tanto como al final fueron; como es el caso de Wall-E; una historia en la que no había diálogos no apuntaba a mucho; pero acabó enamorando a todos aquellos que acudían a las salas a verla. 

Otro de esos casos de producciones que acaban siendo más de lo que se esperaba es El caballero oscuro, de Christopher Nolan. Las películas basadas en super héroes de cómics, en ocasiones, tienden a estar sólo dirigidas a un mercado muy concreto; y en el caso de Batman el recuerdo de filmes anteriores era este. Pero la obra de Nolan sorprendió a público y sobre todo a crítica por lo profunda que fue; y también por el gran papel, para el recuerdo, que dejó Heath Ledger.

Pero para sopresa, sobre todo por el éxito final en forma de Oscar a mejor película, es el caso de Chicago. Y es que apostar por un musical en una época en la que no abundaban sonaba a riesgo. Además, de primeras, sonaba raro ver a Richard Gere cantando y bailando; pero la mezca de él junto con Catherine Zeta-Jones y Renée Zellweger dio como resultado una gran historia. 

Funcionaron en taquilla mejor de lo esperado

También como sorpresa podría catalogarse el resultado final de la trilogía de El señor de los anillos. Es cierto, que era muy esperada, que cayó en las manos de Peter Jackson, pero también los es que se corría el riesgo de que fuera sólo para los incondicionales de Tolkien. Al final, consiguieron que a éstos les gustara, pero que también lo hiciera a aquellos que no habían leído nunca los libros. 

Y luego están los casos de aquellas películas que lo que sorprenden es sobre todo en taquilla como es el caso de Ghost. Cierto es que contaba con Patrick Swayze como estrella principal, pero una joven y poco conocida Demy Moore y un bajo presupuesto de 35 millones de dólares no hacía prever el éxito que tuvo hasta alcanzar los más de 500 recaudados. 

Todo un pelotazo económico como también lo fue Mi gran boda griega que sólo costó seis millones producirla; y acabó generando 369 en taquilla. Y eso que la historia en sí, no es que fuera muy soprendente, pero gustó tanto la forma de contarla que llegó a estar nominada al Oscar a mejor guión original. 

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Problemas del primer (y privilegiado) mundo

Ver resumen Ocultar resumen

¿Hay que hacer caso de su teoría? Qué va, qué va, qué va... 

Ver resumen Ocultar resumen

En esta semana en la que España camina irremediable hacia otro confinamiento, el rey emérito muestra su solidaridad con algunas amistades y algunos políticos se dedican a sembrar el odio entre ciudadanos, en vez de hacer política, no está de más sacar una sonrisa de donde se pueda

Páginas