Paco Marhuenda se convierte en un personaje de Marvel

Esta vez Marhuenda no se ha enzarzado con Pablo Iglesias en La Sexta Noche; ni le ha dicho a Antonio García Ferreras, en Al Rojo Vivo, que privilegia a los tertulianos de Podemos. No, no ha sido ninguna polémica la que ha situado al azote mediático de la izquierda de nuevo en el candelero. 

Sus fans, que los tendrá como todo hijo de vecino, están de enhorabuena. Paco Marhuenda se mete a superhéroe. ¿Va a dejar de dirigir La Razón? No. Ni tampoco abandonará su faceta de tertuliano omnipresente. Alguien capaz de estar debatiendo sobre política casi en cualquier franja horaria y cadena de televisión que te dignes a poner.

En realidad Marhuenda no será un superhéroe como tal, no va tener el superpoder de hacer que todos voten a Mariano Rajoy. Pero sí que ha tenido una aparición estelar en el último cómic del Capitán América. ¿Tan famoso se he hecho el periodista y ex político para cruzar el charco y desembarcar en una de las publicaciones de Marvel?

Un dibujante español, responsable

Pues parece que no. Tal vez sea conocido por alguno que otro en Estados Unidos, pero no se va a unir al equipo de tertulianos de Fox en el próximo curos político. Su presencia como Frank Marhuender es debido a que el responsable de perpetrar esta genialidad es el iliustrador murciano Daniel Acuña. El cual ha decidido colar la versión cómic de Marhuenda en el número 2 de Sam Wilson: Capitán América.

Marhuender, quien parece haber tomado el nombre de la imitación que Joaquín Reyes hace en El Intermedio, es claramente el director de La Razón. Luce su característico pelazo y sus gafas que le dan ese toque de seriedad.

No sabemos si pide hablar cada treinta segundos. Lo que sí se conoce es que Marhuender es un especilialista en ética al que recurren los medios de comunicación cuando les llega, de forma masiva, una cantidad ingente de documentos secretos que pertenecen a la todopoderosa y legendaria agencia SHIELD.

Y ahí llega el protagonismo de Marhuender, que tribulado y aturdido, clama en la televisión nacional que esa filtración demuestra que el Gobierno, que está detrás de ello, tiene el poder suficiente para eliminar a cualquiera. Por lo que exclama entre gritos: ¡Es terrorífico!

No es el primer español Marvel

Algo que a buen seguro podría firmar el personaje real en caso de que Podemos o algún otro llegue al poder, tras las próximas elecciones generales. Hay que decir que se ha echado en falta que Daniel Acuña haya retratado al otro gran superhéore de las tertulias políticas. Si Marhuenda está no puede faltar junto a él Eduardo Inda. Son un dúo inquebrantable, aunque no siempre coincidan. 

Por cierto, no es Marhuenda el primer español que se cuela en un cómic de Marvel, aunque sí el primero que lo hace con su nombre propio, aunque sea al estilo chanante. Ya en el pasado, en el año 2012, Magneto iba a llevar el uniforme de gala del Rey Juan Carlos en Ultimate Marvel vs Capmon 3 inspirado en la fotografía oficial que le hizo Alberto Schomer. Finalmente no fue así.

Otros español como Salvador Larroca incluyó en su Iron Man algunos rostros patrios como Santiago Segura o José Coronado. Eso sí, ninguno lo hizo con su nombre como lo ha hecho Frank Marhuender.

Fotos: Redes Sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Helga Liné nació en Berlín en 1931, cuando la república de Weimar declinaba y Hitler comenzaba su ascenso hacia el poder absoluto en Alemania. Poco después su familia huiría del nazismo con rumbo a Lisboa, donde siendo apenas una adolescente Helga Liné comienza a trabajar en un circo, haciendo números de contorsionismo y ejerciendo de bailarina.

Helga Liné tenía 8 años cuand se lanza a actuar en una pista de circo y apenas 15 el día en que hace su primera prueba para el cine.

Ver resumen Ocultar resumen

La caja de botones de Gwendy, una novela para leer en verano (recomendación literaria de la mano de Dani Rovira).

Ver resumen Ocultar resumen

Dice Carlos Bardem a través de las redes sociales que eso de que toda opinión es respetable es una "falacia". Que la "viralización del odio que suponen las redes sociales" es algo que, inevitablemente, "exige la higiénica práctica del bloqueo: me aburres, te bloqueo".

Que si "me insultas", también te bloqueo. "¿Te ofenden por sistema mis publicaciones? No te preocupes, te bloqueo. Don`t feed trolls!"

Páginas