Pablo Iglesias 'hace campaña' en Chatroulette

Pongámonos en situación. Estás aburrido en casa, los capítulos de series que tenías por ver ya los has visto, hace un mal día fuera y no apetece salir de casa. Así que decides coger el portátil y trastear un poco con él. 

Echas un ojo a Twitter, revisas el correo  y tras no conseguir abandonar la sensación de aburrimiento optas por entrar en Chatroulette. Una red social que permite las videoconferencias, con la originalidad de que el interlocutor no depende de ti, sino que es aleatoria. Así que te conectas y no es que aparezca el típico nerd para hablarte de su último geek, no. 

¿Qué le preguntarías? 

El interlocutor es alguien muy conocido, Pablo Iglesias. ¿Cómo reaccionarías si el secretario general de Podemos comienza a hablarte desde su chat personal? ¿Te lo creerías? Pues viendo el antecedente de los políticos que andan pululando por todos los medios habidos y por haber, de cara al próximo 20-D, no extrañaría nada que fuera así. 

Y eso es lo que se ha creído más de uno al ver un vídeo en Youtube, que amenaza con convertirse en viral. El propio creador del vídeo, Yogurín, tenía la intención de comprobar las reacciones de cada uno de los usuarios que se cruza con el Iglesias virtual. Las hay de todo tipo, como en botica. Las hay muy divertidas y otras que está casi al borde la taquicardia. Y eso que el líder de Podemos tan sólo saluda y no se marca un 'Paco León'. 

La primera reacción de la mayoría es de incredulidad absoluta. Ubn chico se echa a reír, otras dos chicas tan sólo aciertan a saludar y se miran entre ellas como buscando una respuesta que confirme que sí, que es Pablo Iglesias quien anda al otro lado. 

Reacciones para todos los gustos

Otros tres chicos que andan juntos le llegan a jurar fidelidad al candidato de la formación morada. Hasta tres votos le prometen, y eso que no se le llega a escuchar en ningún momento. Por su parte, los niños reaccionan como si vieran al próximo ganador del Balón de oro. Uno de ellos coge su móvil, y presto y dispuesto le hace una foto. Hay que tener confirmación de esa conversación.

Las reacciones se modifican al ver que es Rajoy quien entra en acción. Y en este caso, hay que decir que quien se lo crea es que tiene ganas, porque la pose del presidente del Gobierno es digna de meme

Lo cual ya hace sospechar a los tres chicos votantes de Podemos que comienzan a imitar a Mariano Rajoy. El líder de los populares tampoco dice nada, ni manda a dormir a los niños que hay en el chat. Ni siqueira les dice que les dará una colleja como no se vayan pronto a la cama, como hizo con su hijo en la Cope. 

El experimento en cuestión, si se puede llamar tal, muestra a todos más interesados en saludar que en pedir explicaciones al candidato sobre el programa electoral. Divertido, al menos, sí es. 

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Hay quien a través de las redes sociales ataca a Dani Rovira y lo hace llamándole "progre". Adjetivo que más que ofenderle, le halaga. El actor se encargaba de explicar el porqué a través de Twitter lanzando un mensaje a aquellos y aquellas que, detrás de un usuario de Twitter, le atacan por sus comentarios o acciones en público.

"Cuando alguien me tacha de "progre", con intención de ofender", dice el actor español, "no sabe que me está halagando".

Ver resumen Ocultar resumen

La frase cuenta con la autoría del director de cine español Juan Antonio Bayona y la firmaba a través de Twitter y después de ver este vídeo.

"Cada día más cerca el fin del mundo", decía el cineasta español como si de una nueva película suya se tratara y, junto a sus palabras, las siguientes imágenes.

Ver resumen Ocultar resumen

Existe un resorte clasista que se activa en cuanto un rojo abandona su buhardilla sin ventilación en Lavapiés y logra hacer un capitalito fruto de su esfuerzo y/o talento. A cierta derecha no hay cosa que le saque más de quicio que un progre con dinero. Y mucho más si ese progre pertenece a la farándula, nido de marxistas hasta que llegaron Paula Echevarría y Blanca Suárez para poner orden y apoliticismo.

Páginas