Óliver, Bola de Dan, Juana y Sergio... los dibujos con los que amamos el deporte

Decía Jorge Valdano de Romario que cuando encaraba la portería era lo más parecido a un dibujo animado en la vida real. Y es que en los años que el astro brasileño deleitó al público español con su fútbol causaba furor en los niños la serie japonesa de Supercampeones. Por cierto, pocos son las que la conocen por dicho nombre sino más bien por Oliver y Benji, los dos grandes protagonistas de la serie.

Y es que el número diez del New Team y su genial portero hacían las delicias de los pequeños espectadores. A ellos había que sumar Mark Lenders o el ya retirado Roberto Sedinho que hacían que casi cualquier pequeño creyera que Japón era una gran potencia en el mundo del fútbol.

En el básquet también había hueco para una serie. ¿o Hay alguien que no recuerde a Chicho Terremoto? Era un canijo que volaba muy alto para ser un campeón como decía pegadiza melodía. Sus canastas de tres puntos y sus subidas de falda a Rosita fueron su gran legado.

El voley fue muy noventero

Otro deporte que también tuvo su momento televisivo en los dibujos animados fue el voleybol, que a principio de los 90 tuvo su hueco en Telecinco con el anime ¡Dos fueras de serie! Aunque como muchas otras series recibió por nombre entre los niños el de sus dos protagonistas Juana y Sergio. El crecimiento de la práctica del vóley en los colegios de la época estaba muy relacionado, sobre todo entre las niñas.

Y con el voleybol como deporte principal también tuvo su relativo éxito La Panda de Julia. Otro anime de la factoría japonesa que fue emitido en 1990 por Telecinco. No tuvo el mismo éxito que Juana y Sergio pero tuvo a su público.

Una mucho más actual, quizá aprovechando el auge de Fernando Alonso en España fue la serie japonesa de karting Capeta. Tras perder a su madre se siente solo y su padre le hace un coche para entretenerle. Lo que desconocía es que iba a ser la pasión del pequeño, que sería capaz de manejar cualquier bólido.

Muchos años atrás fue casi habitual que las mascotas de grandes acontecimientos deportivos tuvieran su serie de animación correspondiente como fue el caso del Osito Misha o el mítico Naranjito. El primero era un oso pardo que fue mascota de los Juegos Olímpicos de Moscú 1980 y que causó furor entre los niños de aquellos años.

Los mismos que asistieron después a la serie de Naranjito y su novia Clementina. Ya que la selección española fracasó en el Mundial ellos mantuvieron un poco alto el pabellón.

Jordan les ganó a todos

Quien no era una mascota, pero que hubiera ganado a todas juntas fue Michael Jordan. Fue tan grande el escolta de los Bulls que se puso su 23 para, de la mano de Bugs Bunny y compañía, lograr vencer en un partido de basket a los que querían acabar con el mundo.

Incluso hubiera ganado a Dan Celeste en un partido de balón prisionero, aunque con Bola de Dan quizás demostró lo contrario. Una serie basada en uno de los deportes más practicados en los patios de colegio. Era garantía de éxito y así lo fue.

Algo así como casi cualquier serie de dibujos que se asocie a un deporte. Y es que los dibujos y las estrellas del deporte son por lo general las dos grandes atracciones de muchos pequeños.

Fotos: Twitter, Facebook