Netflix renueva una segunda temporada a Narcos, su última joya

Hace pocas fechas que comenzó a darse a conocer; y en muy poco tiempo, le han bastado un puñado de capítulos para haber ascendido al lugar reservado para grandes como Los Soprano, Breaking Bad o The Wire. Es Narcos, la última gran joya de Netflix que ha dejado boquiabierto por su nivel a muchos de los que ya han comenzado a verla.

Aunque, siendo sinceros, hay que tener precaución aún para elevarla a la cúspide de las producciones televisivas, pese a que un portal como IMDB le sitúe ya con una valoración de 9.2 sobre 10. Y es que no sería el primer caso de serie que en la primera temporada cautiva, y en las posteriores va descendiendo en calidad, como fueron los casos de True Detective o Homeland, entre otras.

Renovación rápida 

Sea como sea, Netflix ha decidido que Narcos merece la pena. Y por eso, ya han decido apostar por una segunda temporada de la ficción que narra la vida del narcotraficante colombiano, Pablo Escobar. Lo hace, además, desde una óptica menos frecuente de lo habitual; ya que gran parte del peso de la narración corre a cargo del agente del FBI Steve Murphy (Boyd HolBrook) que persiguió durante muchos años al líder del cartel de Medellín. 

La serie desde que fue puesta el 28 de agosto a disposición de sus clientes, por parte del gigante mundial de streaming,ha recibido constantes halagos por la verosimilitud con la que afrontan un asunto como el narcotráfico de Colombia; y el poder y crueldad de cárteles tan sangrientos como el que lideró Escobar desde inicios de los 70 hasta su asesinato en 1993. 

Un enfoque diferente del narcotráfico 

En la ficción se puede ver al Pablo Escobar (Wagner Moura) más despiadado, capaz de cometer la mayor de las crueldades porque su negocio; el de la distribución de la cocaína le haga ascender aún más entre el escalafón de narcotraficantes. 

La diferencia principal frente a otras series que se han centrado en la vida del narco más famoso de la historia, es que no afrontan la trama a modo de biografía de él; sino que lo hacen siguiendo las pautas de un producto clásico de ficción policial. 

En ello influye sobremanera que Narcos cuenta con un narrador omnisciente que es el agente Murphy. Es decir, que desde el inicio, el fin último es atrapar al legendario Escobar. Al que se observa como una figura lejana, casi intocable, cercano a una deidad, que es como se le trató en buena parte de su época.

Hay que recordar que socialmente no fue un hombre que tuviera una aceptación negativa por parte de la sociedad colombiana de la época. De hecho, fue dueño del Nacional de Medellín para acercarse aún más a muchos.

A diferencia de otras series, Narcos no vende una historia sólo de buenos y malos; ni dibuja al FBI como el salvador absoluto del mundo. Narcos pretende ser lo más fiel posible a la realidad de la época; aunque el acento brasileño intentando simular ser colombiano de Wagner Moura es una de los puntos débiles que se le achacan.

Pese a ello, es, quizás, la gran baza de Netflix que en breve hará su desembarco en nuestro país. Y llegar con títulos como Narcos augura éxito. Habrá que esperar para saberlo. 

Fotos: Netflix, redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Los millones de fans de la mítica Friends tendrán que esperar un tiempo (más largo de lo esperado) para disfrutar con la reunión de sus protagonistas que preparaba HBO Max. Los responsables de la serie han comunicado la decisión de aplazar de manera temporal el comienzo del rodaje de este especial siguiendo las recomendaciones sanitarias en plena crisis del coronavirus.

Páginas