Morgen höre ich auf, la exitosa Breaking Bad de Alemania

Resulta imposible olvidar a Breaking Bad. No ya sólo por que la gran legión de fans, con lo que contó la serie de AMC, no esté dispuesta a ello (¿Quién lo estará si echamos a atrás la memoria y rememoramos su maravillosa y única fotografía?), sino también porque cada cierto tiempo distintas noticias nos refrescan la memoria y nos traen de nuevo a Walter White y todo su universo.

En esta ocasión no es que haya rumores de algún nuevo cameo en Better Call Saul. De hecho, hasta la fecha, seguimos con los dientes muy largos a la espera de ver pulular a Heisenberg o Jesse Pnkman por la vida de Jimmy McGill, algo que ya han hecho Tuco Salamanca o su tío Héctor (al que ahora hasta oímos hablar).

No, en este caso el recuerdo de una de las joyas de AMC llega por el triunfo de otra ficción que parece estar inspirada en ella. O eso es lo que muchos ven al contemplar cada uno de los episodios de Morgen höre ich auf; una ficción alemana de la ZDF que está cautivando a la audiencia del país germano. 

Un éxito en Alemania

Esta serie no es una adaptación de Breaking Bad, pero sí que tiene algunos nexos en común con la obra de Vince Gilligan.Un hombre común necesita urgentemente dinero y decide delinquir para acopiarse de mucho, con el que poder hacer frente a su delicada realidad económica. 

Una premisa con la que arranca Walter White, antes de verse atraído por Heisenberg, el poder y la gloria en el mundo del hampa, gracias su metaanfetamina azul. 

En el caso de los Lehmann se ven acuciados por deudas. El negocio familiar -una imprenta- se puede ir al garete y necesitan encontrar crédito como sea. Así que Jochen, el cabeza de familia, no tiene una idea mejor que tirar de conocimiento propio.

Tienen una imprenta, tienen papel y necesitan dinero. La solución es obvia: deciden falsificar dinero. Pero como es natural, no les va ser fácil hacerse ricos, y tendrán más de un enemigo dispuestos a hacerles desaparecer.

Una trama actractiva que tiene además una duración de 60 minutos por capítulo. De momento, no es posible verla en España. Pero dado su éxito en Alemania no es descartable que en el futuro desembarque en nuestro país, como antes hicieron otras ficciones europeas que han pasado al listado de obligado visionado.

Fotos: Redes sociales

Vídeo: Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

Ver resumen Ocultar resumen

Que Cuba sigue siendo material inflamable en lo político resulta evidente viendo las reacciones al estrreno en Netflix de La red avispa, una película que relata la peripecia de un grupo de espías procedentes de la irreductible isla caribeña (patria de Martí) infiltrados en los ambientes anticastristas de Miami. Se basa en un hecho real ocurrido en los años 90.

Ver resumen Ocultar resumen

Ser uno de los directores y productores ejecutivos de una de las mejores comedias del siglo XXI, Curb your enthusiasm, para que todo el mundo te acabe recordando como un maldito meme. 

Es triste, ¿verdad?

Pues es lo que le pasa a Robert B. Weide desde 2015. Ahora, en los últimos meses, su nombre y la sintonía que todo el mundo asocia con solo leer o escuchar su nombre, se ha multiplicado en Twitter. Y es que en la red se usa ese meme para cerrar vídeos vergonzantes o inesperados. 

Páginas