Miley Cyrus, desnuda y más provocadora que nunca para la revista Candy

Antes que nada avisamos: esto es muy fuerte. Lo que viene a continuación puede dañar la sensibilidad de algún lector. Tanto que roza la frontera de la pornografía;  Miley Cyrus sin censura alguna, ella al más puro estilo Miley. Al más puro estilo Terry. Y es que la última sesión de fotos que ambos han protagonizado (ella entregándose al cien por cien y él  detrás su habitual polémico obketivo) juntos para Candy, una revista de cuyo equipo forma parte el propio fotógrafo, se las trae.

En las fotografías no faltan las escenas subidas de tono que cuentan, además con juguetes sexuale,; un estilismo radical de inspiración noventera con tintes feministas; ningún recato a la hora de mostrar todas, y cuando decimos todas nos referimos a absolutamente todas, las zonas de la anatomía de la cantante; espacios visuales no libres de humos; una actitud más que gamberra y sin depilar. Todo esto y mucho más se puede encontrar en las más de diez imágenes que conforman el reportaje fotográfico de Miley Cyrus y Terry Richardson para la publicación. ¡Ah, se nos olvidaba! En medio de toda esta vorágine estética, también aparece un adorable gatito.

Ojipláticos nos hemos quedado. Nosotros y, seguramente también, el resto del mundo. Porque, esta vez, Miley Cyrus se ha superado a sí misma (algo que mira que es difícil teniendo en cuenta sus últimas apariciones públicas, actuaciones o fotos de Instagram). La pregunta es ¿esa superación ha sido para bien, o para mal? Que cada cual la responda a su manera. Y, aunque cueste, sin juzgar demasiado.

Porque en el fondo, tanto para ella como para Terry Richardson el arte es así. Y la provocación forma parte de él; por mucho que ésta intimide o incluso cause rechazo a todos sus detractores. En el otro extremo, los fans tanto de la cantante como del fotógrafo. Ésos que alaban su modo de vida y su estilo irreverente e incluso contestatario por encima de todas las cosas. 

Miley Cyrus Being Alive

Bajo este desvelador (y nunca mejor dicho, porque en él Miley desvela cosas todo el rato) título se presenta el repor. Sin duda, toda una declaración de intenciones. Sí, se trata de Miley Cyrus retratada por su ya colega Terry Richardson mientras está viva. Súper viva. En serio, insistimos: esto es muy fuerte.

Después de su último videoclip, en que la artista aparece desnuda y bañada en leche, nos esperábamos cualquier cosa de ella y, sobre todo, de su atrevimiento. Cualquier cosa menos la que ahora tenemos entre manos en forma de revista. Candy siempre se ha caracterizado por llevar al límite la fotografía, la moda y el arte. La escena trash tiene en ella a uno de sus mayores referentes. Esta sesión de fotos de Miley Cyrus y Terry Richarson se suma a su ya nutrido histórico de trabajos de impacto.

Lo único que nos da miedito preguntarnos al final del texto es qué será lo próximo. Porque no hay ninguna duda de que Miley Cyrus la volverá a "liar" de una u otra forma; quizás no tardando mucho y en función de las reacciones que vayan surgiendo en torno a su Miley Cyrus Being Alive.

Fotos: Candy

Ver resumen Ocultar resumen

Es verano y, aunque la pandemia arrecia sin que podamos frenarla, resulta inevitable caer en cierta despreocupación y beber horchata a la sombra y hacer chistes tontos pero que nos hacen sonreir como si el mundo fuese un lugar perfecto. Por ello queríamos resaltar la chanza de Bob Bop a cuenta del nombre de Macarena Olona, diputada de Vox que suele tender a la agresividad y la vociferación.

Se trata de una broma sin ánimo de hacer daño.

Una cosa veraniega y divertida, tontorrona pero (a la vez y valga la paradoja) ingeniosa.

¿Por qué no?

Ver resumen Ocultar resumen

Hay quien habla el castellano eliminando la d de toda palabra acabado en "ado". Rajo, por ejemplo, era muy dado a esta práctica. "Se ha acabao" le recordamos decir seguramente a la salida del restaurante donde se atrincheró durante horas cuando la famosa moción de censura que hizo presidente por vez primera a Pedro Sánchez.

Pero a lo que vamos.

Una cosa es el habla coloquial y otra cosa es escribir mal.

Ver resumen Ocultar resumen

La polémica por el concierto de Taburete en Marbella donde ni se guardó la distancia de seguridad adecuada y apenas se utilizaron mascarillas ("'¡ni una puta mascarilla!" gritó desde el escenario Willy Bárcenas) ha provocado la reacción de numerosas personas de a pie y también de algunas celebridades. No es Jesús Vázquez un famoso dado a significarse con alegatos políticos o similares. Pero esta vez ha querido lanzar un mensaje. 

A través de Twitter (por supuesto).

Páginas