Marca España, la mirada más ácida del país de Juan Herrera y Jordi Moltó

¿Cómo es posible que un bar de Madrid tenga más bares que toda Noruega? ¿Por qué tenemos ese gusto especial por todo lo que es gratis? ¿Es verdad que gritamos demasiado? ¿Tienen respuesta estas preguntas? Pues sí, la tienen, y Juan Herrera y Jordi Moltó, se han encargado de recopilarlas en un descacharrante libro: Marca España. 

Un repaso pormenorizado, divertido y cruelmente real por los usos y costumbres del español medio y aquello que, a pesar de avergonzarle, sigue haciendo de forma continuada. Por ejemplo, pedir a un santo que lluega para llorar cuando llueve porque no puede sacarlo. Sí, la religión también tiene sitio en este libro. Como lo tiene también deporte, política, costumbres... Todo lo español susceptible de ser criticado con picardía y salero, tiene cabida en Marca España. 

Sólo pasa en España

Y es que ya era hora de que alguien pusiera los puntos sobre las íes. ¿Cómo puede ser que en España la gente se queje por pagar 90 céntimos que vale descargar el Whatsapp, pero luego manden varios mensajes a Gran Hermana, a dos euros cada uno, para echar a la calle a alguien que ni conocen. Curioso, ¿verdad?

España es un país digno de estudio. Hasta tal punto que los más estudiosos del país, científicos o cirujanos, tienen que irse del mismo. A cambio, llegan los mejores futbolistas del mundo. Curioso, también. 

Aunque, para curiosos, el hecho de que Barcelona sera la ciudad del mundo donde más selfies se toman. Ni Nueva York ni nada. Barcelona. ¿El motivo? Pues el de siempre: que son gratis. Todo esto y mucho más en las más de 240 desternillantes páginas de esta magna obra creada por Jordi Moltó y Juan Herrera. Calidad garantizada. Porque Spain is different. Y Marca España también. 

Fotos y vídeo: Youtube y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha hablado Bob Pop de su abuela Felisa, fan de Jimmy Somerville (The Communards) y muy aficionada al fútbol. Y ha contado una anécdota: el abuelo de Bob Pop apagaba la tele cuando perdía el Real Madrid, equipo del que era fanático, y su abuela Felisa se quedaba con las ganas de ver el partido. ¿Cómo lo solucionaba? Mediante una llamada de teléfono. Hay que escuchar a Bob Pop contar la historia completa, con su ternura y humor característicos.

Ver resumen Ocultar resumen

Primeras críticas al succionador

Páginas