Maggie Civantos vs Megan Montaner, imposible elegir

Antena 3 - Martes a las 22:40

Con la llegada de la primavera Antena 3 ha hecho florecer las series de ficción que durante el invierno fue dejando guardadas para que florecieran ahora. Así en los últimos días, tras el adiós de Bajo Sospecha, llegó el turno para Vis a Vis, Allí Abajo  y Sin Identidad. Las dos primeras fueron estrenos y la tercera volvía con una segunda temporada para poner fin.

Vis a Vis y Sin Identidad son los dos bastiones fuertes en cuanto al género dramático, y en los dos casos se acentúan los papeles femeninos sobre los masculinos.  Sus dos protagonistas son mujeres y ambas comparten el drama de no pasar de una vida cómoda a un infierno. Pero como siempre gusta comparar es buen momento para diferenciar a María (Megan Montaner) de Macarena (Maggie Civantos).

Civantos; de desconocida a protagonista de una gran serie

La primera diferencia entre ambas es obvia; Maggie Civantos es hasta ahora una casi una desconocida. El de Macarena en Cruz del Sur es el primer gran papel protagonista de la actriz andaluza. Sí que tuvo escarceos por la televisión nacional pero en la mayor parte con personajes episódicos como fue el caso de Yo Soy Bea o de Hospital Central.

En el caso de Megan Montaner, por el contrario, antes de Sin Identidad ya era un rostro muy conocido en el panorama televisión con actuaciones principales en El Secreto de Puente Viejo, Amar en Tiempos revueltos o Gran Hotel. El papel de María en Sin Identidad rompía con sus personajes con similitudes y se ponía en la piel de una chica que decubre que es adoptada y ve como los que creía cercanos le tienden trampas tales como para llegar a hacer peligrar su vida.

Un secuestro, caer en redes de la prostitución y acabar entrando en una cárcel china es el peregrinar de María antes de volver a casa para clamar venganza contra su tío Enrique y todo el que le causó daño.

Y es que, en ocasiones, son los más próximos quienes más daños generan. Y si no que le pregunten a Macarena en Vis a Vis. Se enamora de quien no debe y acaba por culpa de él dando con sus huesos en prisión donde tendrá que enfrentarse a gente de toda calaña que le hará pasar por un infierno

Es un papel caramelo para Maggie Civantos que en el estreno ya dejó el listón muy alto y que de mantenerlo se confirmará como una actriz ya para tener muy en cuenta de cara a siguientes proyectos. La imagen de actriz de telenovelas como es el caso de Arrayán quedará ya en el pasado para dar frente a una carrera con muchos más matices.

Megan Montaner ya es una actriz consolidada

Lo que sí queda claro es que tanto Megan Montaner como Maggie Cevantos, además de poseer nombres peculiares, son dueñas de un brillante porvenir que las sitúa como dos de las actrices que puede copar papeles protagonistas en el próximo lustro. Cuesta elegir y lo mejor siempre será quedarse con el talento de ambas. Tanto la oscense, como la andaluza tienen tablas para regalar.

Ver resumen Ocultar resumen

Ya no sabemos que es realidad y que es fake, admitámoslo, y con Enrique Ponce (torero que ha cobrado protagonismo este verano debido a causas sentimentales o así) ya resulta imposible discernir hasta dónde llega la parodia y hasta dónde el personaje de carne y hueso. Se ha vuelto un influencer y te lo puedes encontrar en Tik Tok bailando como Michael Jackson. Mejor eso que hacer daño a un animal hasta su fenecimiento (opinamos por aquí).

Sea como fuere.

Ver resumen Ocultar resumen

Es verano y, aunque la pandemia arrecia sin que podamos frenarla, resulta inevitable caer en cierta despreocupación y beber horchata a la sombra y hacer chistes tontos pero que nos hacen sonreir como si el mundo fuese un lugar perfecto. Por ello queríamos resaltar la chanza de Bob Bop a cuenta del nombre de Macarena Olona, diputada de Vox que suele tender a la agresividad y la vociferación.

Se trata de una broma sin ánimo de hacer daño.

Una cosa veraniega y divertida, tontorrona pero (a la vez y valga la paradoja) ingeniosa.

¿Por qué no?

Ver resumen Ocultar resumen

Hay quien habla el castellano eliminando la d de toda palabra acabado en "ado". Rajo, por ejemplo, era muy dado a esta práctica. "Se ha acabao" le recordamos decir seguramente a la salida del restaurante donde se atrincheró durante horas cuando la famosa moción de censura que hizo presidente por vez primera a Pedro Sánchez.

Pero a lo que vamos.

Una cosa es el habla coloquial y otra cosa es escribir mal.

Páginas