LQSA 8x05: novia a la fuga y un best seller erótico

Telecinco - Lunes a las 22:30

Los vecinos de Montepinar se despiden hasta nueva orden para dejar paso a la nueva serie de los lunes de Telecinco, Anclados, pero lo hacen con boda, disfraces e invitados de lujo y dejando a sus espectadores con buen sabor de boca.

¡Que no cunda el pánico!, porque en menos de un mes los actores de La que se Avecina se meterán de nuevo en el set de rodaje para grabar la novena temporada de la serie.

El último capítulo de la octava entrega comenzaba con sus personajes preparándose para la gran boda medieval de Antonio y Berta. El Rancio aparece ataviado con una armadura y Enrique Pastor vestido de obispo. A partir de ahí sucede de todo.

El bar de debajo del edificio de Montepinar tiene el placer de tener entre sus fogones al chef David Muñoz quien cuenta (en la vida real) con tres estrellas Michelín; pero Fermín and Company, acostumbrados a tapitas más corrientes como las aceitunas o las patatas fritas de bolsa, desprecian la labor del cocinero.

También hace un cameo en este capítulo el humorista Xavier Deltell, ejerciendo de abogado de Amador Rivas. Amancio (como llama Fermín a Amador) recibía la petición de divorcio de su Cuqui, después de que ella se hiciera hiper famosa con la publicación de su novela erótica, Lujuria en el Extrarradio.

Por su parte Fermín quiere engañar y hacer todo lo posible porque La Chusa se vaya de su apartamento para así poder venderlo, pero no le va a resultar fácil. Un puntazo de LQSA  llega cuando la pareja está viendo la tele y aparece Paz Padilla en Sálvame (Paz interpreta a la propia Chusa) y dice Fermín que su chica se parece a la presentadora. La Chusa se niega a aceptarlo y dice que ella es mucho más guapa.

De Álvaro a Alba

Sabiendo la mentalidad antigua que se gasta Antonio Recio le llega un gran batacazo: su hijo Álvaro aparece en su casa diciendo que ahora se llama Alba y que es una mujer. El pescadero-mayorista se niega a aceptarlo y siente curiosidad por ver qué tiene su hijo/a entre las piernas. Para ello va a media noche a la cama de su hijo y se pone a investigar. Él se despierta con muy malas pulgas, evidentemente, y le para los pies a su padre.

Al que no le para los pies es a su vecino Leo, que se enamora perdidamente de Alba. Cuando se entera de que en realidad es el hijo del Recio se lleva un gran chasco.

También están en la pomada Enrique Pastor y sus chicas: su ex mujer boomerang, Araceli, porque ha vuelto; Judith, la psicóloga; y la alcaldesa. Las tres hacen yoga, fuman en cachimba y se divertienten juntas en la casa del Concejal de Juventud y Tiempo Libre.

La gran boda

Y llega el gran día. Todos se visten de medievales para asistir al gran evento del año: la boda de Antonio y Berta. Ella huye en su caballo porque está pillada por Araceli, pero al final recapacita y hay boda.

Tras el enlace juerga y besos parejiles: Nines con Coque, Lola y Javi, la gran Fina que se lo propone de broma a Vicente y la reconciliación de los Cuquis.

La temporada finaliza con la carta que les escribe Enrique Pastor a sus tres chicas en la que se despide de todos los vecinos: ¡Hasta nunca Montepinar!, dice. Todos leen la carta y discuten sobre quién será el próximo presidente de la comunidad.

No se sabe qué pasará con Enrique en el futuro pero los fans de LQSA cruzan los dedos para que vuelva y es que el del Concejal es uno de los personajes más queridos de la serie.

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Se llama Foodie Love, la dirige Isabel Coixet y estará disponible en HBO España a partir del próximo 4 de diciembre. Y además, ya tiene tráiler. La nueva serie de la directora catalana calienta motores (o fogones) de cara a su estreno y lo hace con esta tarjeta de presentación de la mano de sus protagonistas, los actores Laia Costa y Guillermo Pfening.

Páginas