Los tuits incendiarios de Isabel Rábago, la chica de la tele que adora al PP (y aborrece a Podemos)

Famosos y política. De todo hay: gente que se moja, gente que no se moja y luego está Isabel Rábago, cuya cuenta de Twitter es un encendido elogio al PP y a Mariano Rajoy.

Pero no sólo.

Porque Isabel Rábago a la hora de debatir y argumentar políticamente es igual que cuando está en esos platós de Telecinco donde se vocifera a conciencia y se estila el garrotazo como elemento dialéctico. Así que si hay que atacar a Podemos o a los comunistas, Isabel Rábago saca la artillería pesada.

Tuit de Isabel Rábago

¿Y qué tiene que ver el terrorismo yihadista con el comunismo? Que se lo pregunten a Isabel Rábago (periodista de la cosa rosa, tertuliana habitual en Telecinco y participante en Supervivientes que ahora opina sobre Supervivientes).

Isabel Rábago, chica de la tele

Pero el día en que Isabel Rábago dio el do de pecho fue el del Debate a 4. Esa larga noche Isabel Rábago vertió una cascada de tuits donde dejó clarísima su fe ciega en Mariano Rajoy y el PP y su escasa simpatía por Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.

Veamos.

Apasionada defensa de Rajoy.

Rabago y su tuit PP

Sarcasmo y crítica contra Pedro Sánchez (¡comparándole con la mismísima Chelo García Cortés cuando se borra de las tertulias de Sálvame y parece ausente!).

Rábago contra Schnz

Y a Podemos, IU y sus confluencias, ¡caña máxima!

Contra Podemos y compañía

Isabel Rábago tira de argumentario clásico para atizar fuerte a Podemos y entre su terminología habitual está: Venezuela, Pablemos, comunismo, Grecia... El pack completo.

Tsipras, Pablo e Isabel Rábago

Alexis Tsipras no podía faltar, por supuestísimo.

Ni tampoco la interacción directa con alguna lideresa del PP.

Cifuentes y Rábago

Este es el fabuloso mundo de Isabel Rábago en Twitter.

No se corta a la hora de opinar sobre política y eso está muy bien. Ya luego juzgue cada cual el tono.

ADEMÁS: Políticos que ven Sálvame y políticos que no

Pero no sólo política

Aunque, ojo, Isabel Rábago no sólo habla de política en su cuenta de Twitter.

Como española de pro, La Roja (con perdón) le emociona y cuando gana lo celebra agitando banderas en las redes sociales.

¡Viva España! dice Rábago

Y luego, claro, están aquellos recados que Isabel Rábago deja en Twitter para sus compañeros de Supervivientes.

Contra Mila

Isabel Rábago no se muerde la lengua (porque si se la muerde, se envenena -aseguran sus detractores-).

Una chica de la tele con las ideas claras y una enorme capacidad para crear tuits incendiarios.

ADEMÁS: La madre de Francisco Granados agrede a un equipo de Cuatro

Fotos: Instagram, Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Tal vez ya lo hayas visto. Si no, merece la pena que eches un vistazo más abajo. Cámara que apunta al público durante una retransmisión deportiva y una parejita que se hace un selfie sonriente para luego congelar su sonrisa y mostrar unos rostros de aburrimiento absolutamente fulminantes. El selfie seguramente daba a entender que se lo estaban pasando muy bien. La secuencia captada por la cámara exhibe un aburrimiento atómico.

Es hilarante.

Eso también.

Y que viva Twitter y su viralidad.

Ver resumen Ocultar resumen

Los medios de comunicación se llenan, en estos días, de opiniones a favor y en contra del acuerdo de Gobierno alcanzado entre PSOE y Unidas Podemos pero hay a quien le falta el parecer de una pieza fundamental en esta historia: el de la clase trabajadora.

Lo dice Quique Peinado, colaborador de Zapeando (laSexta), asegurando a través de las redes sociales que, quizá, "molaría que los medios de comunicación diesen algún titular sobre si inquieta a la clase trabajadora el posible nuevo gobierno".

Ver resumen Ocultar resumen

Qué cosas tiene la convulsa actualidad. Las movilizaciones en Cataluña se cruzan con una celebridad chanante de nuestro ruedo ibérico. O sea, el Pequeño Nicolás (de profesión, sus cosas). Ha ido a Barcelona y en la estación de Sants se ha topado con los CDR y se ha liado un poquito.

Algún empujón, algún insulto y el Pequeño Nicolás de inmediato llamando a las televisiones para contar su caso.

Decían en los 60 que la revolución no sería televisada y nos da la impresión de que se equivocaron.

Páginas