Los grandes momentos televisivos de José luís Moreno

Es uno de los grandes rostros de la televisión, un personaje sin el cual costaría entender el panorama catódico de España en los últimos 25 años. Hablamos de José Luís Moreno, que durante mucho tiempo tuvo un nombre que sólo era asociado a sus muñecos (Rockefeller, Macario o Monchito) pero cuyo trabajo abarcaba mucho más.

De hecho, Noche de Fiesta fue uno de esos programas que parecía que fueran a permanecer para siempre en la parrilla de TVE, hasta que una nueva dirección de la cadena decidió cancelarlo. 

Ahora su nombre vuelve al primer plano de la televisión si es que alguna vez se marchó. No en vano, ahí está el éxito de series como La que se avecina (de la que es productor), que sigue en mejor forma que nunca y que ahora vuelve a contar con Luis Merlo

Una larga trayectoria

Éxitos como este tal vez puntúen mucho para que su productora hay sido seleccionada, por dos cadenas a la vez, para que emita el especial de Navidad de ambas. Se trata de Telecinco y TVE que pondrán en manos de José Luís Moreno esas galas especiales. 

Pero Moreno es mucho más que esos espacios, tiene una trayectoria larga en la que incluso ha llegado a ser el malo de Torrente 2, en una actuación memorable. Tantos años dan para buenos y malos tragos televisivos.

Y entre esta segunda categoría podría situarse el que le tocó vivir en Hable con Ellas. En el late night de Telecinco coincidió con Yolanda Ramos, la cual le dijo que le debía 25.000 pesetas de una vez que le tocó bailar en Noche de fiesta. Le recordó que ni firmó contrato, ni recibió compensación alguna. 

El enfado de Moreno fue tal que acabó abandonando el plató diciendo que: "Me has acusado con frivolidad y me ha parecido patético. no he venido aquí a que me agredan". 

Siempre será un ventrilocuo

Momentos mucho más amables fue los que vivió junto a sus muñecos, que le dieron a conocer y que dejaron frases para el recuerdo como: ¡Toma Moreno!; que en boca de Rockefeller sonaba a puro chiste. Él y Macario y Monchito se convirtieron en uno de los clásicos de los 90 y alguna vez como en Tú sí que vales volvió a rescatarlo.

 

En ese programa se le vio un perfil diferente y formó un divertido trío televisivo con Risto Mejide y Merche.

También divertido se le pudo ver en el cine y eso que tenía que hacer de malo, malísimo. Hay que ser sinceros y reconocer que el productor se marcó una buena actuación que le hizo quedar estupendo en la piel de mafioso. Eso sí, no pudo luchar contra el propio Torrente. 

Un momento mucho más recordado que su paso por VIP Noche en Telecinco, un programa que buena parte de la audiencia siempre asociará más a Emilio Aragón que al popular ventrilocuo. De aquel programa es imposible olvidar el cuarteto brasileño que Cacao Maravillao, que era parte del sello de Lazarov en la incipiente Telecinco.

Una cadena en la que ha transcurrido buena parte de la carrera de productor de Moreno con algunos formatos como las Matrimoniadas, que arrancaron en Noche de Fiesta y acabaron adquiriendo vida propia. 

Fotos: Redes sociales

 

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha hablado Bob Pop de su abuela Felisa, fan de Jimmy Somerville (The Communards) y muy aficionada al fútbol. Y ha contado una anécdota: el abuelo de Bob Pop apagaba la tele cuando perdía el Real Madrid, equipo del que era fanático, y su abuela Felisa se quedaba con las ganas de ver el partido. ¿Cómo lo solucionaba? Mediante una llamada de teléfono. Hay que escuchar a Bob Pop contar la historia completa, con su ternura y humor característicos.

Ver resumen Ocultar resumen

Primeras críticas al succionador

Páginas