Los grandes cameos (algunos olvidados) de la televisión

El cameo es casi más antiguo que el hecho de ser actor, al menos pagado, y es que son muchos los personajes famosos que a lo largo de años han ido pululando por películas y series para hacer un pequeño papel, generalmente son ellos mismos, con el que enganchan a la audiencia.

En múltiples ocasiones son sólo unos pequeños papeles que, por lo general, responden más que nada a un favor entre amigos. De esto podría dar un curso acelerado Santiago Segura que consigue reunir en cada uno de sus Torrente a un pléyade de famosos, dipuestos a colaborar con él por amistad. 

Pero, como es obvio, no lo ha inventado el director y actros español, sino que ya existía mucho tiempo atrás. Por ello, hemos querido revisar alguno de los más míticos cameos de la historia de la televisión en Estados Unidos; y hay algunos sorprendente. 

Los hay muy míticos 

La presencia de Julio Iglesias en Las chicas de oro se ha contado, pero es que es tan maravilloso ver al autor de Gwndolyne intentando ligar con la mayor de todas, que es casi imposible no sonreír. A su hijo Enrique, se le pudo ver en Dos hombres y medio con Charlie Sheen

No fue en la televisión norteamericana, donde sí que hizo algún cameo muy recordado como en Cómo Conocí a vuestra madre, pero es que es imposible olvidar a Britney Spears en Médico de Familia; y su legendaria escena en la que sacaba una lata de una máquina expendedora. Pura magia interpretativa. 

Aunque si hay una serie mítica y dad a los cameos esas es Friends. Y se llevan la palma ahi: Brad Pitt como guaperas que fue patito feo y odia a Rachel desde la infancia; Bruce Willis y su papel de suegro de Ross (sí, salía con una alumna hija de él) y Alec Baldwin dando vida a un ligue de Phoebe que era algo así como Papa Noel puesto de prozac.

A un grande que también vimos haciendo un breve papel fue a Quentin Tarantino en Alias; ahí daba vida a un agente secreto reconvertido en mercenario. Faltaba buena música para ser tarantinesco. 

Pero para cameo dádonse vida a sí mismo el de Stephen Hawking, que, claro, tenía que aparecer en una serie de científicos. Eligió a The Big Bang Thery, y se convirtió en uno de los capítulos más vistos. 

También muy seguido fue el episodio de Sobrenatural donde Paris Hilton quiso agradar a los espectadores con sus dotes para actuar. Querer querría, hacerlo fue otra cosa. 

Otra diva, que se prestó recientemente a un cameo fue Miley Cyrus que fue otra de las conquistas de Ashton Kutcher en Dos hombrs y medio. La verdad, es que su personaje era muy divertido. 

Algunos están muy olvidados 

Quien nos deleitó con su cameo en El séquito, en realidad con todo lo que haga, es Scarlett Johansson que cerró con su aparición la primera temporada de la aclamada serie. 

También muy grande fue ver a Lauren Bacall en Los Soprano. Allí la estrella del Hollywood clásico sufría el robo de un bolso por parte de los mafiosos. ¿Quién iba a sospechar que ellos pudieran cometer un delito? Aunque en este serie, uno de los cameos que menos llamó la atención fue el de Lady Gaga. Vale, siendo sinceros no era un cameo, sino que la entonces desconocida artista hacía de amiga de Mhedow, la hija de Tony Soprano. 

Fotos: Redes sociales

 

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha hablado Bob Pop de su abuela Felisa, fan de Jimmy Somerville (The Communards) y muy aficionada al fútbol. Y ha contado una anécdota: el abuelo de Bob Pop apagaba la tele cuando perdía el Real Madrid, equipo del que era fanático, y su abuela Felisa se quedaba con las ganas de ver el partido. ¿Cómo lo solucionaba? Mediante una llamada de teléfono. Hay que escuchar a Bob Pop contar la historia completa, con su ternura y humor característicos.

Ver resumen Ocultar resumen

Primeras críticas al succionador

Páginas