Los futbolistas más buenorros de la Champions

Llega septiembre y con él llega el turno de la vuelta al cole, de la rutina en la oficina; del regreso de los grandes estrenos de la televisíon y del producto que mejor funciona en televisión y que más audiencia da a las cadenas. No, no es ningún gran estreno de Hollywood, sino un espectáculo aún más global como es la Champions League. 

Una competición que por prestigio, dinero y repercusión mundial puede mirar de igual a igual y sin que le tiemble la mirada a gigantes tales como la NBA o la NFL, la cual tiene como formato estelar la Super Bowl, pero que pasa desaperecibida durante casi todo el tiempo. 

Y toda gran producción tiene a sus grandes estrellas. En este caso, los jugadores de cada uno de los equipos que forman parte de las 32 escuadras que pelearán por alzarse en mayo con el triunfo final. Este año en Milán. 

Una competición muy reñida

Antes habrá muchas batallas que enfrentarán a esos iconos que son hoy día los futbolistas. Y entre ellos destacan sobremanera los mejores y los que mejor dan en cámara. 

Uno de los que aúna las dos condiciones es Cristiano Ronaldo. El astro portugués está acostumbrado y encantado de que todos los flashes apunten hacia él. Un hombre de anuncio, con un cuerpo escultural que juega al fútbol mirando a los ojos de los mejores de la historia. 

En cuanto a guapos oficiales de la Champions es imposible obviar a algún italiano. Y de ellos, quien ha acaparado todo tipo de elogios ha sido el juventino Claudio Marchisio. Sus ojos azules de galán de cine cautiva a todo aquel y aquella que se asome a ver algún partido del campeón transalpino. 

De Turín a Sevilla y con billete para la Champions cuenta también Fernando Llorente. El riojano en su presentación con la elástica del equipo sevillano ya provocó las taquicardias de más de una. Y a buen seguro que en los martes y miércoles de este curso seguirá haciéndolo. 

Otro español que desata pasiones, si no que le pregunten a Shakira, es Gerard Piqué. El culé, que tan en boca está de todos por su actitud con la independencia de Cataluña, es uno de los deseados por quienes siguen con fervor la mayor competición europea de clubes. 

Los alemanes mandan 

No tantas noches de Champions como el central del Barça ha vivido Francesco Totti. El sempiterno capitán de la Roma sigue siendo uno de sus jugadores más atractivos. Y ahora, además, con el aire de madurez que le dan sus 40 años. 

Lejos de la madurez anda aún Matt Hummels, pero el central del Borussia de Dortmund seguro que gusta a gente de todas las edades. Su aspecto de seductor que enamoraría a cualquiera es de lo que más impacta en pantalla.

Mucho tirón tiene también su compañero de equipo, y con el que comparte brazalete de capitán, Marco Reus. El genial mediapunta alemán tira de un estilo más joven y con cresta que llama  la atención. 

Sin necesidad de tirar de cresta para captar la atención de los ojos de quienes ven la Champions está Olivier Giroud. El delantero del Arsenal es de los guapos que acapara los flashes de las cámaras. En su caso, también fuera del campo. 

No de nacionaliad francesa, pero que sí juega en un club francés Kevin Trapp, el nuevo portero del PSG. El joven cancerbero tiene a su favor su altura, su porte y ese aire de chico bueno que gasta. 

Aunque de los recién llegados a sus clubes, y que ya tienen derretidas a las seguidoras, de estos quizás se lleve la palma Pablo Osvaldo. El delantero italo-argentino del Oporto es de los que siempre ha figurado en listado de guapos. Y ahora en Portugal vuelve a ser de los más destacados.

Otro delantero que rompe las redes de las porterías y que también ha roto, seguro, más de un corazón es el punta del Malmö sueco Oscar Lewicki. Su porte le podría llevar a aparecer en series como Vikingos. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Resulta habitual que a una mujer célebre se le pretenda refutar apelando a los años que ha cumplido. "Usted es una vieja" quiere ser un insulto fulminante cuando, en realidad, retrata más bien la idiotez de quien echa mano de ese tipo de expresiones. También se dirige esa refutación boba hacia algunos hombres pero, sobre todo, el mecanismo se usa para atacar a mujeres que tienen la osadía de opinar o de exhibirse como les da la real gana.

Páginas