Los fans de 'Making a Murderer' podrían demostrar la inocencia de Steven Avery

Making a Murderer se convirtió en uno de los fenómenos televisivos del pasado curso. Sin necesidad de tirar de efectos especiales, sin necesidad de contratar a actores de primer nivel, sin necesidad de ficcionar. Sólo tirando de un largo metraje, de unas entrevistas que acercan a los espectadores la historia de Steven Avery.

Un hombre que tras pasarse 18 años en la cárcel por un delito de abuso sexual que no cometió se ve de nuevo inmerso en un proceso judicial. Ahora más complicado, ahora con un delito que implica la privación de libertad para el resto de su vida. Avery es acusado de la violación y asesinato de Teresa Halbach, una fotografa local de una revista de coches que desaparece y cuyos supuestos restos óseos son hallados en la propiedad de la familia Avery. 

Tanto él como el resto de su familia niega cualquier implicacación, niega haber cometido ese asesinato, ni la violación. En la primera temporada de la serie de documentales comprobamos cómo los abogados de Avery trataban de demostrar la inocencia o, al menos, la no culpabildiad de su cliente. 

ADEMÁS: Making a Murderer ya tiene su versión en Los Simpson

Creen hallar nuevas pruebas de la inocencia

Hablaban de que se encontraron pruebas después de varios registros, de la falta de evidencia de sangre en el supuesto lugar del crimen, de la escasa sangre encontrada en el coche de Halbach, el cual podría haber sido situado estratégicamente para ser encontrado por la policía. 

A eso unían que el testimonio inculpatorio de Brendan Dassey, sobrino de Steven Avery, había sido obtenido bajo presión, que además el chico no tenía todas sus capacidades cognitivas desarrolladas y que se habia desdicho en más de una ocasión. Su testimonio parecía sacado de una novela de terror más que lo visto en realidad. O eso era lo que defendían sus letrados. 

Pese a todo Avery fue condenado, ahora con el anuncio de una segunda nueva tanda de capítulos de Making a Murderer se comienzan a conocer nuevas vías para poder defender la inocencia del condenado. 

O así lo entiende el nuevo abogado de Avery, que será uno de los grandes protagonistas de la nuevas entregas de la docuserie de Netflix. Además, algunos fans de estos documentales han encontrado una pista que fue pasada por alto y que podría liberar a Avery.

Habrá segunda temporada

Y es que la que podría ser la tabla de salvación es la hogera en la que aparecieron los huesos de Teresa. Huesos que no pudieron ser cotejados con el ADN de la chica. La policía argumentó que esto ocurrió debido a que el fuego calcinó los huesos. 

Pero entre esos restos se halló un hueso que no se deshizo; no era un hueso humano, sino de pollo. Algo que se ha servido para que los fans defiendan que este hueso tendría que haber sido calcinado si los restos de Teresa también lo fueron.

ADEMÁS: Habrá segunda entrega de Making a Murderer

Así que comienzan a dudar sobre la veracidad de aquello que se admitió como prueba para inculpar a Avery. A tenor de descubrimientos así se antoja aún más apasionante la segunda entrega de Making a Murderer.

Fotos: Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

Todo comenzó (y lo contamos aqui) con David Simon, el creador de 'The wire', sorprendido por la cantidad de gente que se dirigía a él en catalán y en castellano prestos a resolver sus cuitas políticas a cuenta de un tuit en el que Pablo Iglesias le mencionaba elogiosamente.

Ver resumen Ocultar resumen

¡Anatema! ¡Excomunión! Ya se oye a los Verdaderos Creyentes de la Religión Perdidista clamando para que quien discrepe acabe en la hoguera.

Pero la opinión es libre.

Y hasta Perdidos tiene sus detractores.

Ver resumen Ocultar resumen

Corría el año 1985 y se estrenaba Luz de luna, una comedia policiaca en la que (de partida) la estrella era Cybil Shepherd, icono de los 70 con clásicos como The last picture show en su filmografía. Dándole la réplica, un joven actor atractivo aunque no exactamente un galán al uso. Con algo de sobrepeso e incipiente calvicie, aquel Bruce Willis de los 80 poco tenía que ver con las estrellas masculinas del momento (de Richard Gere a Michael Paré).

Páginas