Los deportistas en la publicidad y la gallina de los huevos de oro

Los deportistas profesionales siempre han sido un tirón para las marcas comerciales. Los hay que en sí se convierten ellos en una propia multinacional y asociarse a su nombre es garantizar un aumento de las ventas. Y es que vender juventud, talento y triunfo es siempre un valor positivo para cualquier compañía. También se encuentran los casos contrarios los de aquellos que al final ven como sus patrocinadores se van con otros al haber cometido alguna torpeza.

Y dentro de los deportistas los hay más y menos dotaos para la interpretación de un spot televisivo. El abanico sería de Pepe Reina a Iniesta. Esos, son los niveles.

Nadal y Gasol, una gran pareja publicitaria

Uno de los deportes que genera mayor seguimiento y en proporción la identificación de los aficionados es el fútbol. Y son casi innumerables los jugadores que dan su imagen a las marcas. Alguien no ha visto a Cristiano entonar para convencer al espectador de que lo mejor era dejar el dinero en el banco que a él le parecía un amor.

Pero en cuanto a fútbol hay otros nombres anuncios y quien se lleva la palma es Beckham. Hoy con H&M y antes con Pepsi o Vodafone. ¿O hay alguien que no lo recuerde como pistolero en el oeste?

Y como no sólo de fútbol vive el hombre, ni tampoco las marcas son muchos otros los deportistas que an asociado su estilo al de una empresa. Si quieres un afeitado elegante lo ideal es comprarse las mismas cuchillas que el mayor maestro mundial del tenis  Roger Federer.

Y del tenis también se convirtió en hombre anuncio Nadal que ha vendido hasta seguros; pero sin duda su mayor éxito es haber compartido chiringuito de verano con otro grande, este por partida doble, como es Pau Gasol. Carreras en minimotos echaban para competir por el reloj que ambos ansiaban.

Jordan fue el precursor

Y es que los Gasol son gente dotada para los anuncios, si no que le pregunten a Marc. Un experto a la hora de contratar seguros para la casa.  De alguien que es mejor defensor de la NBA como para no creer que sabe defender su casa.

Siguiendo en el mundo del baloncesto podría hacerse una lista interminable de jugadores que han sido estrellas televisivas gracias a sus spots. Todo el mundo en su infancia quiso ser como Michael Jordan que con sus Nike Air era capaz de hacer un mate casi desde un lado a otro de la pista. Y de Nike y de Basket también fue uno de los últimos grandes anuncios: el retorno del rey a casa. Lebron volviendo a Cleveland, emotividad en estado puro. Siguiendo con grandes cómo no recordar a Usaín Bolt con su tarjeta de crédito que es más rápida que él, y eso son palabras mayores.

También hay publicidades que luego se vuelven en contra como aquella de Maradona pidiendo a los chavales que digan no a las drogas

Y no sólo los deportistas son hombre anuncio, sino los entrenadores que les dirigen, como son los casos de los muy mediáticos Guardiola y Mourinho. El primero anunciando un banco y el segundo con todo aquello que se le ponga por delante.

Fotos: Twitter, Facebook, Instagram

 

Ver resumen Ocultar resumen

Hay quien a través de las redes sociales ataca a Dani Rovira y lo hace llamándole "progre". Adjetivo que más que ofenderle, le halaga. El actor se encargaba de explicar el porqué a través de Twitter lanzando un mensaje a aquellos y aquellas que, detrás de un usuario de Twitter, le atacan por sus comentarios o acciones en público.

"Cuando alguien me tacha de "progre", con intención de ofender", dice el actor español, "no sabe que me está halagando".

Ver resumen Ocultar resumen

La frase cuenta con la autoría del director de cine español Juan Antonio Bayona y la firmaba a través de Twitter y después de ver este vídeo.

"Cada día más cerca el fin del mundo", decía el cineasta español como si de una nueva película suya se tratara y, junto a sus palabras, las siguientes imágenes.

Ver resumen Ocultar resumen

Existe un resorte clasista que se activa en cuanto un rojo abandona su buhardilla sin ventilación en Lavapiés y logra hacer un capitalito fruto de su esfuerzo y/o talento. A cierta derecha no hay cosa que le saque más de quicio que un progre con dinero. Y mucho más si ese progre pertenece a la farándula, nido de marxistas hasta que llegaron Paula Echevarría y Blanca Suárez para poner orden y apoliticismo.

Páginas