Los 15 muñecos más terroríficos de la historia del cine

Ni asesinos, ni fantasmas, ni espíritus, ni zombies... Si hay algo que nos da realmente miedo en las películas son ellos: los muñecos. Y mira que la competencia es grande, entre Freddys, Jacks, Jasons y compañía. ¿Por qué? Vaya usted a saber. Lo cierto es que estos 20 muñecos han provocado más noches de insomnio que los tacones de la vecina de arriba...

Y es que, quien más, quien menos tiene un muñeco del tipo que sea en la casa. Y claro, tras ver una película de miedo en la que el psyco killer es primo hermano del susodicho juguete, como para dormir tranquilo. Incluso un oso amoroso, tras ver una de estas cintas, puede convertirse en un elemento de lo más inquietante. Si una serie, presuntamente infantil, es susceptible de traumatizar a un niño, como ya recordamos en su momento, imaginad un muñeco creepy.

The-Boy

Dicho lo cual, los osos amorosos no están en esta lista. Una lista de 20 muñecos que llevan décadas provocando pesadillas, miedos y traumas a millones de personas en todo el mundo. Dicho lo cual, ¿es Toys 'R' Us la entrada al infierno? No respondas aún, hazlo cuando termines el ranking.

Chucky, el MVP del miedo

Y si hablamos de muñecos acongojantes e intimidantes del mundo del cine, el primero que nos viene a la cabeza es Chucky. Corría el año 1988 cuando Don Mancini destrozó la infancia de toda una generación. Y sólo necesitó un muñeco, a priori adorable, un poco de vudú y a Charles Lee Ray, un asesino en serie que, haciendo honor a su profesión, se coló en nuestro top ten de malos más sanguinarios

¿Resultado? Miedo irracional a los muñecos pelirrojos, niños y mayores al psicólogo y un icono del cine de terror que sigue dando pánico, casi 30 años después. Y lo mejor de todo es que, no contentos con ello, le buscaron una novia igual de psicópata

Y no, lejos de lo que pueda parecer, su novia no es Annabelle. Aunque podría. Pese a que esta inquietante muñeca se ha hecho famosa hace apenas dos años, con el estreno de El Informe Warrenla muñeca original tiene ya 100 años. Sí, amigos, el aspecto vintage de la misma es porque fue creada en 1915 por la marca Raggedy Ann. De hecho, durante medio siglo fue un éxito de ventas.

9-Puppet-Master

La pregunta que surge, obviamente, es: ¿en qué pensaban los padres de esas épocas? Por el amor de Dior. Es como ponerle a un menor el corto más terrorífico del mundo (que puedes ver aquí). Insomnio garantizado de por vida. 

Juguemos a un juego

Otro de los muñecos que ha tomado relevancia en el mundo de los miedos más profundos de la cultura pop es Jigsaw, el protagonista de la interminable saga Saw. Mira que el malo, al final, no es el propio muñeco, quien tan sólo es un instrumento de comunicación. Pero ojo, da cosica. Y encima, el detalle del triciclo, te corta la digestión, la respiración y todo lo cortable en el cuerpo humano. Incluido el pie, si lo tienes encadenado a una pared. ¿Os acordáis? 

Aunque para recuerdo, el maldito payaso de Poltergeist. Lo peor de esta escena es que el payaso da más miedo cuando está quieto que cuando se la lía al hermano de Carol Anne. Dicho lo cual, durante años, los payasos desaparecieron de las habitaciones infantiles, mientras que los posters de pelis de miedo clásicas, abarrotaban las paredes de las mismas

Algo parecido pasó con las marionetas. Más aún con las que se parecían a Anthony Hopkins. Si el actor daba miedito en El silencio de los corderoshay que verle en Magic, un clásico del cine de terror que te dejará durante días tiritando. 

6- Dolly-dearest

Ni son todos los que están, ni están todos los que son. Nos hemos limitado a recopilar 15 de los muñecos más creepy de la historia del cine, pero haber, hay muchos más. Eso sí, llegar al final de nuestra galería, ya supone un ejercicio de valentía digno de admirar. Y dormir a solas esta noche, una heroicidad. Dulces sueños

Fotos: Tumblr, Twitter y Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

El escritor tiene claro cuál es el suyo, aunque valora mucho al segundo en su lista

Ver resumen Ocultar resumen

El sexo en Hollywood está demodé. Es un hecho. Quien quiere ver sexo en cualquiera de sus variantes, tiene millones de formas de encontrarlo en Internet.

Así las cosas, a la hora de rodar una escena subida de tono en una película, tienes dos opciones. O bien la afrontas de una forma original, que sea completamente distinta a lo visto hasta ahora y pasas a la historia de Hollywood. Véase 9 Semanas y Media o Crash. O bien, optas por dar a la escena de turno el tono chanante que la mayoría de directores no se atreven a dar. 

Páginas