Las pelis más románticas del siglo XXI: de Love Actually a El Diario de Noa

Quizás no sea este un ránking apto para diabéticos, y es que los niveles de azúcar se disparan al recordar la cantidad de películas románticas que han llenado las salas de cine del mundo en los últimos años.

Algunos suelen acusarlas de contar historias parecidas, pero todo el mundo alguna vez se ha enganchado a una de esas historias y es que al final se quiere pasar un buen momento y soñar con tener un romance igual que el visto en la tele acompañado de una buena manta y sofá.

En todas la épocas han tenido tirón este tipo de filmes, y en las primeras décadas del siglo XXI no se iba a vivir una excepción, pues han sido los años de El diario de Noa, Love Actually, 50 primeras citas o Brokeback Mountain.

Love Actually y el amor de Navidad

Se llegó al tercer milenio justo después de una década que dio vida a Nottin Hill, Pretty Woman, Cuatro Bodas y un funeral o Titanic entre otras. No era fácil estar a la altura en los niveles de romanticismo, pero hay material suficiente para recordar.

Quizá el puesto número uno en la lista de amor se lo disputan Love Actualliy y El Diario de Noa. La primera nos lleva al amor en Navidad; la época en que los sentimientos fluyen con mayor facilidad, su banda sonora ya es inolvidable. Por su parte, El diario de Noa es un canto al amor imperecedero más allá de enfermedades como el alzhéimer el amor verdadero sigue ahí.

Y como el amor no entiende ni de edades ni de sexos con Brokeback Mountain se contó la historia de amor entre dos hombres que trabajan en el campo, pero que tienen la sensibilidad como para no ocultar sus sentimientos reales en un Estados Unidos de los 60.

Con Cuando menos te lo esperas se recuerda también que no hay edad para hallar el amor. Así lo demostraron Jack Nicholson y Diane Keaton; por cierto su papel le valió la nominación al Oscar.

Nueva York, el gran escenario del amor

Pasen los años que pasen el escenario que permanece para el amor es Nueva York; todo aquel que sea romántico ha pensado alguna vez caer en los brazos de Cupido en una de las calles de la capital del mundo. Y así es como ocurrió en Sucedió en Manhattan. Ahí Jennifer López, bueno su personaje, encuentra al hombre perfecto aunque la diferente clase social casi arruina su historia.

Y si Nueva York fue el escenario de toda la serie, también había de serlo en la película de Sexo en Nueva York, que aunque parezca que el título engaña no deja de ser una historia de amor muy del nuevo tiempo. Carrie Bradshaw es la chica que refleja a toda una generación y Manhattan tenía que ser el lugar donde se abrazara al amor.

A quien no se podía obviar en un recuerdo de películas románticas es a Hugh Grant, cierto que su gran momento fueron los 90, pero con Love Actually y Tú la letra y yo la música siguió siendo el tipo perfecto de quien enamorarse.

Son tantas los filmes románticos que olvidadr a Juno,The Holiday, Amelie o Perdona si te llamo amor sería tan imperdonable que Cupido se enfadaría sin lanzar flechas. Al final siempre habrá películas para soñar con el amor perfecto.

Foto: Instagram, Twitter, Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ofrece a Pedro Sánchez su abstención si el PSOE rompe el pacto en Navarra con PNV, aplica un 155 en Cataluña (si hay condena tras la sentencia del procés) y si Sánchez revierte sus políticas económicas y esto le ha valido un zasca (doble).

Vistos en Twitter y firmados por Gerardo Tecé.

Ver resumen Ocultar resumen

"La noticia ya resulta siniestra", comienza la periodista Cristina Fallarás mientras comparte el texto de Público a través de Twitter, "pero lo verdaderamente aterrador es la siguiente afirmación: según los mandos, hay que estar preparados para todo, y más en los tiempos de que corren".

Ver resumen Ocultar resumen

"Un amigo acaba de recordarme este viejo tuiteo, y creo que sigue siendo oportuno"

Si Arturo Pérez-Reverte recupera un tuit de hace tres años y medio, es porque ese momento debe ser impagable. Y vaya si lo es. El escritor ha echado la vista atrás y ha recuperado uno de sus momentos cumbre de la literatura en 280 caracteres. 

Páginas