Las dos actrices transexuales de 'Tangerine' pueden hacer historia en los Oscar

Quédense con dos nombres (sólo dos, por ahora): Kitana Kiki Rodríguez y Mya Taylor. Ellas y sólo ellas han conseguido hacer historia en Hollywood. Porque si algo está cambiando en la forma de hacer política, en la meca del cine no se iban a quedar con los brazos cruzados. Y es que las actrices de Tangerine, una de las sorpresas del cine indie del otro lado del Atlántico, podrían optar a un Oscar como mejores actrices el próximo 28 de febrero.

La noticia no parece nada del otro mundo. Que dos chicas puedan hacerse con una candidatura al Oscar no es nada nuevo. Lo que pasa es que Kitana y Mya serán las primeras en poder optar a este galardón femenino siendo transexuales. Y es que por fin la Academia de Cine americana ha dado su brazo a torcer y las actuaciones de las protagonistas de la (dura) cinta dirigida por Sean Baker podrían ser reconocidas con una dorada estauilla.

ellas-son-las-protagonistas-de-tangerine

O nominación o, simplemente, el hecho de que puedan optar a acariciarla con la punta de los dedos. Ellas ya han hecho historia y en los mentideros de Hollywood eso se sabe.

Hollywood 2.0

El primer paso en este duro camino lo han dado en los Independent Spirit Awards. Ambas han sido nominadas por sus maravillosas interpretaciones. Kitana como actriz protagonista y Mya como secundaria. Algo que llega después de que la película causara sensación en el pasado Festival de cine de Sundance. Porque dice la crítica que el trabajo de Baker con su peli hipster (permítannos esta licencia) rodada con tres iPhone 5 es de los que hace que uno se quite el sombrero y, sus protagonistas, están de dulce.

una-de-las-escenas-de-tangerine

Algo que ahora podrán reconocer los académicos primero, nominando a las chicas y, segundo, votando por ellas. La maquinaria de hacer que una candidatura se materialice en una nominación de los hermanos Duplass (unos de los señores del cine americano) y de Magnolia Pictures ya se ha puesto en marcha. Y todo después de que la Academia le diera el OK a las actuaciones de Kitana y Mya como aspirantes femeninas al propio Mark Duplass y así lo confirmara él mismo a Variety.

Una noticia que llenaría de orgullo al colectivo LGTB de este y del otro lado del charco que, por fin, daría un nuevo pasito hacia la tolerancia ante la aceptación de la identidad de género.

Ella lo consiguió primero

Por delante de ellas tienen las protas de Tangerine a Laverne Cox que, en 2014, se convertía en la primera transexual en ser nominada a un premio Emmy. Lo hacía en la categoría de Mejor Actriz Secundaria por su brillante interpretación de Sophia Burset en Orange is the new black aunque, finalmente, no era ella la que subía al escenario a recoger el galardón.

laverne-cox-en-the-orange-is-the-new-black

Tangerine cuenta la historia de dos transexuales que deambulan por las calles de Los Ángeles el día de Navidad después de que el novio de una de ellas le haya engañado con otra mujer. Y hasta aquí podemos leer porque, lo que pasa después, habrá que verlo en el cine. 

Ya era hora, Hollywood.

Fotos y Vídeo: Facebook y Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Ahora que el modelo económico basado en el turismo de masas ha entrado en crisis como modelo debido a la infausta pandemia resulta conveniente recordar cómo dicho fenómeno fue glorificado por el franquismo. Allí empezó todo. Evidentemente, el contexto era muy distinto al actual y la población no percibía como molesta la llegada de extranjeros pero ahí ha quedado la propaganda que se coló en muchísimos títulos de los que rescata, a veces, Cine de barrio en TVE.

Ver resumen Ocultar resumen

El éxito en taquilla de Padre no hay más que uno 2, la última película de Santiago Segura, ha movido a la derecha tuitera a la celebración y exaltación del director y actor que fuera Torrente pero añadiendo todo tipo de ataques a la farándula roja, subvencionada y obsesionada con la Guerra Civil que son el resto de gente del cine español.

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho antes de Tesis, REC y Verónica hubo otro cine de terror español que resultaba enormemente rentable en taquilla y atraía a estrellas de Hollywood a rodajes mesetarios que lo mismo se hacían en Chinchón que en los merenderos del río Alberche o la sierra de Guadarrama.

Hablamos del cine de terror que en los 70 hicieron en España pioneros como Paul Naschy, Narciso Ibáñez Serrador, Jorge Grau, Amando de Ossorio, Carlos Aured...

Ah, qué tiempos aquellos.

Veamos.

Páginas