La Voz: Equipos completos, los Antonios de Antonio y el convento Orozco

Telecinco - Miércoles a las 21:50

Con la última noche de audiciones a ciegas los coaches han completado sus equipos. Cinco programas les ha costado a los cuatro cantantes elegir a sus concursantes favoritos para cerrar filas. Antonio, el que fue monaguillo; Antonio, el que fue a Eurojunior; Toni, de Madrid y el conquense Antonio. Todos se van curiosamente con otro Antonio: Antonio Orozco. Los coaches no paraban de bromear, decían: ¿quién ganará el concurso?. Pues Antonio. Y es que lo bueno abunda.

Malú fue la primera en cerrar su equipo con Luis, quien, con un video en Youtube obtuvo 150.000 visitas. Luis no se cortó un pelo y le dijo a su coach que se iba con ella porque es la más guapa. La estilosa Robin Torres con La vie en rose se llevó muchos elogios de la sobrina de Paco de Lucía: ¡Qué elegancia!, ¡qué buen gusto!, ¡qué maravilla!. Me parece que tienes unas posibilidades increíbles, de verdad. Erik, la voz de Kristoff en la película de Disney, Frozen, fue el último gran fichaje para el equipo de Malú.

Arte flamenco y guitarreo

Alejandro Sanz la arma con dos flamenquitos para cerrar su equipo. La cordobesa Sara tras interpretar la canción Cuando nadie me ve del coach dió las gracias y dijo que se le ve el plumero (cantando esto). Por supuesto, se va con el creador de su canción, el mismísimo Alejandro Sanz. El último en llegar con El Maestro Alejandro Sanz, según las propias palabras del concursante, fue Saúl, un flamenco de pura cepa (hasta el mismo Camarón era amigo íntimo de su padre), un conocido de Sanz al que el coach reconoció en el segundo uno y por el que luchó con uñas y dientes para llevárselo a sus filas. La familia de Saúl se volvió loca de alegría. Manos a la cabeza, gritos, saltos. Todo para celebrar que su Saúl está en La Voz.

Laura Pausini se hace con las voces del coruñés Néstor Pardo y su guitarra y la Teleco, Cristina, feliz por poder demostrar así a sus padres que la música es lo suyo. Dulce, divertidísima y muy sincera estuvo la italiana a la hora de decirles a los concursantes lo que le gusta de sus voces y de su talento. Con los coaches también se sincera. Se la vió especialmente emocionada con el tema Cuando nadie me ve de Alejandro Sanz y no dudó en decirle a su compañero: Has escrito una de las canciones más bellas, muy difícil de interpretar.

Piropos, bailes, abrazos y buen rollo

Antonio Orozco se quedó solo ante el peligro. Un papelón el de ser el único de espaldas a los concursantes y con capacidad para elegir. Los demás ya lo tenían todo hecho. El cordobés Antonio José con el tema Qué bonito es del propio Orozco; el conquense Antonio José con Culpable de David Bisbal; la valenciana Raquel, a la que le tocó cantar detrás de un telón y la dominicana Genyris completan el equipo de Antonio Orozco. Un equipo que, según el propio coach: puede dar dolores de cabeza a mis compañeros.

Equipo curioso entre la gran cantidad de Antonios que reúne y la presencia de un cura y un antiguo monaguillo. El público le grita a Orozco que ¿por qué no abre un convento?. Además, el coach no pierde la oportunidad de piropear a su gran amigo David Bisbal diciéndole a un concursante: con que seas sólo la mitad de buena gente de lo que es David Bisbal, te quiero en mi equipo.

Los coaches terminan la noche más relajados con sus equipos completos. Bailan, saltan, bromean, se abrazan, cantan Se fue de Laura Pausini, se esconden detrás del sillón de Alejandro Sanz mientras éste habla a cámara… Los cuatro se llevan a las mil maravillas. Ya se verá si esto sigue así a partir de la semana que viene con las emocionantes batallas de La Voz. Seguro que sí porque los coaches son grandes cantantes, grandes personas y un equipo 10.

Fotos: Twitter y Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Fani ha registrado la marca en la OEPM

Ver resumen Ocultar resumen

Y eso que eran anónimos

Páginas