LA VOZ: El Padre Damián, Andalucía y Alejandro Sanz dominan La Voz

Telecinco - Miércoles a las 21:50

El segundo programa de La Voz ha comenzado fuerte, muy fuerte. Las luces se han encendido con la voz y presencia en el escenario de Alejandro Sanz. Le seguían el resto de los coaches: Laura Pausini, Malú y Antonio Orozco. El público del plató les recibía emocionado y en pie.

Los cuatro son los encargados de elegir cada uno a sus 14 concursantes favoritos de las audiciones a ciegas para formar sus respectivos equipos.

Tras este segundo programa Alejandro Sanz cuenta en sus filas con ocho participantes, Laura Pausini con seis y Malú y Antonio Orozco con cuatro, cada uno. Cosas de la vida, los dos veteranos son los más rezagados. ¿Estrategia? Quién sabe. Lo que está claro es que en Andalucía hay talento para regalar. Sevilla, Málaga, Jaén... concursantes de todas sus provincias se cuelan en la siguiente ronda y Telecinco, por momentos, parece Canal Sur. Olé qué arte. 

Un cura, una leona y una conocida en La Voz

El Padre Damián, un cura hipster granadino ha sido la sorpresa de la noche. Con un corazón en su camisa que refleja el amor en el mundo y cantando Angels, de Robbie Williams, se decidió por el equipo de Orozco aunque Malú también se dió la vuelta por él. Antonio Orozco estaba muy satisfecho porque como ha confesado, para él más allá de la religióno las iglesias están las personas. También ha dicho Mira tú por donde, voy a ir al cielo.

Nunca se sabe, al igual que una monja ganó La Voz Italia, ¿por qué no iba a ganar el Padre Damián nuestra Voz?

Juanmi, quién, con voz más propia de una mujer, cantó tras un telón, para que ni público ni coaches pudieran verle, se quedó también en el Team Orozco. Antonio, acalorado, hasta se quitó la chaqueta y entre risas le decía al concursante que se había quitado absolutamente toda la ropa y que se estaba vistiendo en ese momento.

Por su parte, la madre leona, melena al viento incluída, Mimi Barber y su vozarrón optaron por irse con Laura Pausini.

We love Alejandro

Irene, una cantautora y profesora de técnica vocal malagueña se va con Alejandro Sanz haciendo suya una frase del cantante para describir lo que siente por la música: No es que sea mi trabajo es que es mi idioma.

Otro momentazo llegó cuando cantó La Flaka, una vieja conocida y admiradora de Alejandro Sanz. El coach le pidió a Jessica que no se fuera a su equipo porque nunca iba a poder echarla. Ella, haciendo caso omiso a la petición del de Algeciras se quedó en sus filas. Por cierto, que el novio de La Flaka es el rapero Junior, sí, el que cantaba el pegadizo Down hace años. 

Los jovencísimos, Isabel y Pablo, reciben en sus casas una carta diciéndoles que deben acudir donde se conocieron y allí está el presentador, Jesús Vázquez, para comunicarles que están en La Voz. Al ser elegidos por Laura Pausini, Pablo, de la ilusión, le da un abrazo a la italiana con tanta efusividad que casi la tira al suelo.

El profesor malagueño Nando y Amparo, una sevillana que deja aparcada una gira de cinco meses por Japón para ir a La Voz, se quedan con Malú. Pablo, el más rockero de esta gala se queda con Pausini y la última en cantar, Eysha, con Alejandro Sanz.

Celos de Alejandro

Ha habido concursantes para todos los gustos pero sobre todo andaluces y fans de Alejandro Sanz. Todos quieren estar en su equipo y él, como un caballero, responde a todos los concursantes con su eterna sonrisa, con un abrazo y les acompaña para bajar del escenario.

Antonio Orozco, entre risas, le dice al de Algeciras que no le quiere en su equipo, que ya tiene voces como la suya. Sanz se levanta y le da un abrazo. En Telecinco lo saben. Por ello y después de terminar el segunda programa de La Voz le ha seguido en la programación un concierto del mismo Alejandro Sanz.

A nosotros nos gusta Sanz pero nos gustan todos y es que los coaches de este año transmiten buen rollo, diversión pero también saber estar y mucho arte sobre el escenario.

Fotos: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

El pastizal ha sido desvelado por María Patiño en 'Sálvame'

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Páginas