La Voz: batallas de miedo, con monstruos y robos incluidos

Primera jornada de batallas en La Voz. Los asesores llegaron para apoyar y ayudar a los coaches. Grandes tandems de lujo: José Mercé con Alejandro Sanz; Álex Ubago con Laura Pausini; Rosario Flores con Malú y Pablo López con Antonio Orozco.

La noche comenzaba calentita con gran duelo de divas en el escenario: Nalaya y Geniris del equipo de Antonio Orozco; después vendrían los flamenquitos Juañarito y Amparo de Malú; el lírico José Manuel y Martina de Alejandro Sanz; el huracán Mimi- Alyre de Malú; los corazones del Padre Damián María y Toni del equipo Orozco; las grandes Roxy e Irene de Sanz; el black and white Diana-Juan de Malú; el soul versus rock de Victoria e Ilu del grupo de Alejandro Sanz y el cuarteto Isabel-Pablo y Salva-Fran de Pausini.

Alejandro Sanz y José Mercé se decidieron por José Manuel, Ilu e Irene. Malú y Rosario Flores por Juañarito y Diana. Antonio Orozco y Pablo López por Nalaya y el Padre Damián María y Laura Pausini y Álex Ubago por Alyre y Salva y Fran.

Además, los coaches y sus asesores se convirtieron en auténticos ladrones ya que se les daba la oportunidad de robar a los concursantes que no habían elegido sus compis tras las batallas. Entonces Sanz robó al torbellino Mimi, Malú a la cubana de potente voz Roxy, Orozco a la flamenca Amparo y Pausini a la original Marina. En este último caso fue el mismísimo Alejandro Sanz el que pedía que le robasen algo.

Los concursantes más destacados

El Padre Damián demostró a todos que su inocencia no está reñida con su convicción. El cura se confesaba diciendo: mi mayor miedo es no conseguir mi objetivo que es tocar corazones y que las personas sientan con mi voz. Y claro que tocó corazones con su interpretación rockera y agradeciendo a su compañero Toni y a la banda por haber estado ahí.

La tinerfeña Nalaya llegó, vio y triunfó. Fue un auténtico huracán y un vozarrón con muchísima personalidad. Su compañera Geniris también lo hizo muy bien. De ella llamó la atención a los coaches su parecido físico con la cantante y asesora del programa, Rosario Flores.

Juañarito y su pañuelo de lunares derrocharon arte flamenco por los cuatro costados y es que al jerezano le viene de cuna. De hecho, pocos como él pueden contar que su padrino fue el inolvidable Camarón.

El lírico José Manuel le pedía a su padre poder continuar en el programa y se mostraba satisfecho porque, apuntaba: mis nenes confían mucho en mi. Soy su héroe y no puedo fallarles.

La pequeña Irene que demostró fuerza, voz y actitud y venció a la gran Roxy y a su enorme voz. Su coach Alejandro Sanz no daba crédito y quería quedarse con las dos preguntando ¿no puedo robarme a mi mismo?. ¡Si no me voy a enterar!. Además les decía a las dos concursantes: teneis un camino por delante muy grande.Y: dije que iba a ser una injusticia se fuera quien se fuera. En los ensayos me quedaba con Roxy pero hoy lo has hecho muy bien Irene.

Su asesor José Mercé no se partió la camisa pero tiró la chaqueta al escenario en señal de júbilo y admiración hacia estas jóvenes. También elogió a su coach apuntando que es el mejor cantante de Pop y que apunta maneras en el flamenco.

La gran voz de Diana a la que Rosario le dijo que brilla mucho, el gesto de Ilu de los cuernos del rock con la mano y el cuarteto de jóvenes promesas de la dulce y divertida Laura Pausini cerraron una noche cargada de música, buen ambiente, muchas risas y competitividad sobre el escenario. Ya sólo queda esperar una semana más para disfrutar de nuevas y enormes batallas.

Fotos: Mediaset y Twitter.

 

Ver resumen Ocultar resumen

Kim Kardashian subió una foto de hace 10 años y... 

Ver resumen Ocultar resumen

Ya calienta motores Mediaset con la promoción de La isla de las tentaciones 2, continuación de un reality que fue éxito por sorpresa. En los colegios se gritaba lo de "¡Estefaniaaaaa!" porque niñas y niños siempre cazan al vuelo el meme perfecto y de ello se trataba: un tipo corriendo por la playa y gritando un nombre de mujer porque había visto en una pantalla de televisor cómo ella le era infiel.

Páginas