La verdadera historia de José Luis Moreno

Neurocirujano. Cantante de ópera. Persona humana asaltada en su mansión dos veces (una en la que acababó hecho un ecce homo y otra en la que hizo huir a los ladrones a tiros). Supervillano. Ventrilocuo de los de antes. Empresario televisivo, teatral y lo que se tercie. El del Rockefeller, Monchito y Macario. Todo ello es (o no es) José Luis Moreno.

Lo de neurocirujano lo cuenta el propio Moreno, igual que ha relatado en numerosas ocasiones que antes de los 20 años se convirtió en una estrella de la ópera a lo largo y ancho de toda Europa pero tuvo que dejarlo por un desengaño amoroso que sufrió a manos de una diva tipo Maria Callas.

A lo mejor exagera un poco. Quién sabe. Cierto es que José Luis Moreno es superlativo cuando habla (recordemos sus interminables presentaciones en Noche de fiesta: "es guapa, es talentosa, tiene el ritmo en el cuerpo, habla cinco idiomas...") y a veces le echa literatura a la biografía propia y ajena.

moreno-y-rockefeller

ADEMÁS: Humoristas que creíamos que tenian gracia cuando los dinosaurios dominaban la tierra

Así que vayamos a la pura y dura realidad que se resume en la Wikipedia del siguiente modo: José Luis Moreno nació en Madrid en 1947 y fue un niño del madrileño barrio de Vicálvaro.

¿De dónde le viene lo de la ventriloquía?

De su tío. José Luis Moreno es sobrino de uno de los grandes ventrílocuos de todos los tiempos: el señor Wences (cuyo nombre real era Wenceslao Moreno), un artista que llegó a centenario y tuvo una importante carrera artística en Estados Unidos.

De chaval, siempre en la versión del propio José Luis Moreno, fue un niño prodigio, estudió violonchelo y piano y luego vino lo de su juventud operística pero el caso es que decidió que mejor ganarse la vida haciendo chistes con tres muñecos de trapo.

Conste en acta que también se ha publicado de modo insistente que José Luis Moreno tuvo plaza de neurocirujano en una clínica madrileña.

Ahí queda eso.

Pero lo suyo era el mundo de la farándula y para ello se hizo ventrilocuo y se inventó a Rockefeller ("¡toma, Moreno!"), a Monchito y a Macario ("qué contemto estoyyyy"). Y con ello rompió la pana tanto en España como (no podía ser de otro modo) en Italia.

En TVE y en la RAI (siempre el perfecto maestro de ceremonias)

En Italia hacían mucha gracia en los 70 y 80 los números de José Luis Moreno y ya se sabe que entre nuestro país y el de don Silvio Berlusconi siempre ha habido un nutritivo trasvase de productos televisivos. Nosotros importamos a la Carrá y exportamos a Moreno.

Pero fue en España donde José Luis Moreno se convirtió en el hombre todopoderoso del espectáculo en TVE. Sus programas de variedades se anclaron durante años y años en la parrilla de la televisión pública.

moreno-de-bufanda-roja

ADEMÁS: Las 10 mejores peores películas españolas

Sí, Noche de fiesta existió: ese teatrillo de los matrimonios (del que nacería Escenas de matrimonios para Mediaset), ese chico musculado con acento de país del Este ejerciendo de ornamento sobre el escenario, esas actuaciones a la vieja usanza con playbacks absolutamente desajustados, esas coreografías con un montón de gente a la vez danzando lo mismo tango que chachachá, esos concursos con llamadas telefónicas a deshoras y el propio José Luis Moreno metiendo baza para regalar un ordenador "a su hija, que seguro que está estudiando la Selectividad", esos pases de modelos (masculinos y femeninos) en ropa interior, ese público del IMSERSO....

Noche de fiesta fue muy grande. Era un programa de esos que dan la vuelta y, de puro chanante, rozan lo vanguardista. Ejemplo: Manolito Royo.

Pero aquellos tiempos gloriosos pasaron y entonces... llegó el José Luis Moreno Productor... Más grande si cabe.

Aquí no hay quien viva

En 2003 José Luis Moreno estrenó Aquí no hay quien viva y dio en la diana. Aquello era una mezcla de 13 Rue del Percebe, Manos a la obra y los sketchs cómicos de Los payasos de la tele. Funcionó y sigue funcionando.

Ahora Aquí no hay quien viva se llama La que se avecina pero da lo mismo, a la gente le encanta y, la verdad, es ver la serie y echar unas risas.

aqui-aqui-aqui-no-hay-quien-viva

Ahí reside la clave del éxito de José Luis Moreno: en la eficacia. Sabe que hay cosas que funcionan y funcionarán siempre: un chiste tirando a zafio, una chica guapa y curvilínea, un chico guapísimo y mazado... 

Eso sí, hay quien acusa a José Luis Moreno de ser un tanto tiranuelo y agarrado. Pero se le acusa siempre en privado porque si lo haces en público, atente a las consecuencias. Yolanda Ramos le afeó haberle dejado a deber unos euretes en el programa Hable con ellas y José Luis Moreno se enfadó mucho, se levantó y se largó por donde había venido. Ojito.

Luego están sus historias de crónica de sucesos: entraron en su mansión y le dieron una soberana paliza pero, al parecer, José Luis Moreno aguantó como un jabato y no dio la clave de su caja fuerte. Después volvieron a intentar entrar pero José Luis Moreno, que estaba con un amigo dentro de la casa, dijo: "Espera, que salgo y les espanto con un par de tiros". Y lo hizo y se quedó tan ancho.

José Luis Moreno es una institución. Santiago Segura le convirtió en supervillano en uno de sus Torrentes. Algo de eso hay. Tiene un poco de pinta de malo. Y, sin embargo, tiene una legión de incondicionales que trabajan con él en cada proyecto y matan por seguirle y defender su buen nombre.

Él es, simplemente, José Luis Moreno. El niño de Vicálvaro que se convirtió en gigante del espectáculo.

Fotos: Cordon Press, RTVE, Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido a través de las redes sociales y mostrando un repugnante episodio ocurrido vivido en el Metro de Madrid. Lorena Baeza, uno de los rostros habituales de laSexta y reportera en Al rojo vivo, denunciaba en un tuit haber sufrido acoso mientras viajaba en el suburbano madrileño:

Ver resumen Ocultar resumen

Se difunden imágenes de una feliz Eva Longoria en pleno proceso de crianza de su pequeño, Santiago Enrique, y resulta que (vaya por Dios) salió a la calle sin maquillar y eso no gustó nada a quienes titulan en el monárquico diario ABC.

De hecho, calificaron en ABC de "preocupante" el rostro de la actriz aunque luego lo cambiaron porque en seguida se levantó una enorme polvareda.

Ya que, de momento, no se ha prohibido a la mujer salir a la calle sin maquillaje.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido un momento incómodo. Sobre todo porque se pretendía despolitizar el homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils y para ello se había escogido a una periodista tan respetada como Gemma Nierga como maestra de ceremonias en el principal acto de duelo.

Páginas