La que se Avecina 9x01:Leo desaparece y Enrique ahora es Kike

Telecinco - Lunes a las 22:30

Los vecinos de Montepinar han vuelto a Telecinco con su novena temporada y lo han hecho como sólo ellos saben, con situaciones surrealistas y con mucho humor.

Este primer capítulo de la novena entrega de la serie comenzaba con Vicente (el padre de Javi) soplando las velas de la tarta de su 65 cumpleaños e intentando suicidarse tirándose por el balcón por no poder tener televisión de pago para ver los partidos de fútbol.

El nuevo presidente y el alcalde

Entonces, como viene siendo habitual en La Que se Avecina (LQSA ), se convocaba una junta urgente. En esta ocasión sí que se trataba de una reunión excepcional y es en ella tenía que elegirse al nuevo presidente de la comunidad.

El señor Recio y Doña Fina se presentaban voluntarios para el cargo, pero los vecinos acordaban que preferían que fuera por sorteo. And the winner is: Vicente Maroto.

Fermín trataba de que Vicente estudiara para que estuviera preparado para su nuevo cargo.

Mientras Enrique, viajaba cual lobo solitario con su moto, y con pintas de macarra, prefiriendo que le llamaran Kike y feliz de haberse retirado de la política. Pero, de repente, recibía una llamada de Cristobal (interpretado por Miguel Rellán) ofreciéndole el cargo de alcalde. En ese momento, el señor Pastor lo dejaba todo para meterse de lleno en su nuevo puesto en el que él mismo buscaba transparencia y pulcritud, justo lo que no querían sus compañeros que preferían chupar del bote en todo lo que pudieran.

Una fatídica muerte

En este capítulo había, también, una despedida, con entierro incluído; el del vecino bienhablado, Leo Romaní, que fallecía al no abrírsele el paracaídas mientras practicaba deportes extremos con Alba, la hija de Los Recio.

Hasta en el propio funeral, Amador,seguía diciéndole a su amigos y vecino, Leo, algunas de sus frases míticas como: ¿qué somos leones o huevones?.

Amador se mostraba muy afectado tras la muerte de su amigo Leo.

Más tarde Amador salía de fiesta y le tiraba los trastos a todas las chicas que pasaban a su lado. Terminaba la noche muy perjudicado tirando en un sillón de un pub e, incluso, discutiendo con unos chavales y metiéndose en una pelea. Después llegaba a su casa y, ni corto ni perezoso, se metía en la cama de su ex, con su nuevo chico también ahí, para decirle a Maite que le quiere.

Otros acontecimientos

Entre tanto, Doña Fina les hacía la vida imposible a Lola y Javi y hasta se las apañaba para robarles unas llaves y poder entrar por las noches en la casa de los jóvenes para mojarle la cama y el pijama a Lola y que se pareja creyera que se había hecho pis, y hasta para inundarles el piso con el agua a la altura de los tobillos.

Judith tenía una plataforma vibratoria aen el descansillo de la escalera pero, tras negarse a que sus vecinos la usaran, se instalaba ahí, en el portal.

Y, el señor Recio, quien seguía sin entender ni apoyar el cambio de sexo de su hijo; intentaba recuperar su coche, que se lo estaba llevando la grúa, y lo hacía robando la grúa y huyendo, incluso de la Guardia Civil.

El señor Recio huía de los agentes.

Así son los personajes de La Que se Avecina. Unos tipos sin miedo a nada y con muchas ganas de divertir y de volver a conquistar al público como ya lo hizo en las ocho anteriores temporadas de la serie.¡ Y el próximo martes más!.

Fotos: Telecinco y Twitter.

Ver resumen Ocultar resumen

La nueva compañía producirá contenido para Movistar+, Atresmedia y terceros operadores

Ver resumen Ocultar resumen

Late Motiv y United Unknown han creado este spinoff

Ver resumen Ocultar resumen

Homenaje a una canción que ha resurgido como nuevo himno insurreccional. La casa de papel ha convertido este vieja pieza partisana en fenómeno global. Y, sí, más allá de su belleza musical, es una canción de alto voltaje izquierdista.

Por mucho que Santi Abascal la pinchara en su celebrada sesión de DJ en el antiguo Pachá cuando convocó a la juventud rojigualda a Cañas por España y acudió allí la mismísima Victoria Federica, hermana de Froilán.

Páginas